Venecia propone multar con hasta 500 euros a quien se siente en el suelo

En Venecia ya está prohibido tirar basura al suelo, alimentar a las palomas, andar en bicicleta, sentarse en las escaleras de los monumentos, hacer picnics en calles y bancos, emborracharse, andar sin camiseta o nadar en los canales. Ahora, quieren multar también a quien se siente en el suelo.

La propuesta ha sido lanzada por el alcalde de la ciudad, pero aún debe ser aprobada por la asamblea municipal. Y no todos los grupos están de acuerdo en la medida. Aunque desde el ayuntamiento aclaran que la idea busca acabar con los turistas maleducados que montan su propio restaurante en cualquier parte, hay grupos de la oposición que creen que con las prohibiciones vigentes ya hay más que suficiente.

Marco Gasparinetti es el portavoz del ‘Grupo 25 de abril’, una plataforma cívica veneciana. En declaraciones a The Guardian, asegura que “ya hay una larga lista de cosas prohibidas en Venecia, no queda nada que puedas hacer. Además, necesitarían 5000 policías más para poder vigilarlo todo”.

 

Piden respeto para la ciudad

El objetivo de la nueva prohibición es intentar que los turistas que irrumpen cada día en la ciudad de los canales la cuiden y respeten y no se comporten “de manera zafia o grosera”. Si la propuesta sale adelante, las multas oscilarán entre los 50 y los 500 euros, aunque sólo se aplicarían en caso de reincidencia.

En Venecia ya existe un grupo de voluntarios conocidos como los ‘ángeles del decoro’ que vigila la Plaza de San Marco para evitar que los turistas se excedan. Incluso hay personas que se quitan los zapatos cuando sube la marea, sin saber que el agua que rebosa por encima del suelo es una mezcla procedente de los canales… y las alcantarillas. Esto ha provocado que, como también sucedió en Barcelona aparezcan pintadas de ‘tourists go home’, rechazando la presencia de turistas.

En Venecia viven alrededor de 200.000 personas, pero recibe cada año a unos treinta millones de turistas, casi a una media de cien mil diarios, la mitad de la población.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *