Una niña de Toledo sobrevive al primer caso en España de la ameba comecerebros

Solo una docena de personas han superado en el mundo la enfermedad, mortal en el 97% de los pacientes. La menor contrajo la infección en una piscina pública

 

Una niña de 10 años de la provincia de Toledo ha logrado reponerse al primer caso registrado en España de la meningitis amebiana primaria (MAP), una enfermedad mortal en el 97% de los casos de la que apenas hay una docena de supervivientes en el mundo. La Naegleria fowleri, también llamada ameba comecerebros, es la causante de esta rara dolencia de la que la literatura científica recoge menos de 400 casos.

Este protozoo es una de las llamadas “amebas de vida libre”, que están en el ambiente sin causar ningún daño al ser humano. Cuando prolifera en aguas cálidas, estancadas y sin tratar, sin embargo, puede causar infecciones letales “al llegar al cerebro a través de los nervios olfativos tras introducirse por la nariz durante el baño”, precisa Jacob Lorenzo-Morales, que dirige el laboratorio sobre estos protozoos en el Instituto Universitario de Enfermedades Tropicales y Salud Publica de Canarias.

El caso ha provocado estupor entre médicos y responsables sanitarios porque la piscina pública climatizada en la que la niña contrajo la enfermedad —en la localidad de Torrijos (Toledo)— cumplía los niveles de cloro y temperatura considerados seguros. “Es un caso absolutamente excepcional, aún bajo estudio y pendiente de publicar en revistas científicas”, afirma el director general de Salud Pública de la Junta de Castilla-La Mancha, Manuel Tordera. “Cuando acaben las investigaciones, veremos qué medidas adoptar. Quizá haya que modificar la normativa de mantenimiento de estas instalaciones, pero ahora hay que decir a la población que esté tranquila. La piscina está cerrada y el riesgo es nulo”, añade.

La niña ingresó a finales de marzo en el hospital público Virgen de la Salud de Toledo con síntomas de meningitis: dolor intenso de cabeza, fiebre y rigidez de cuello. Los primeros análisis descartaron un origen vírico o bacteriano y los médicos se enfrentaron al reto de identificar un patógeno desconocido en España. Lo lograron en colaboración con el Centro Nacional de Epidemiología (CNM) en un difícil proceso en el que también participó el Instituto Universitario de Enfermedades Tropicales y Salud Publica de Canarias, de la Universidad de La Laguna, de referencia en este campo. “Son pruebas muy complejas, que requieren muestras adecuadas con amebas viables, experiencia en este tipo de cultivos, pruebas moleculares… Ha sido la primera vez que identificamos Naegleria fowleri en un caso humano y ha supuesto todo un reto”, admite Isabel de Fuentes Corripio, jefa de unidad en el CNM.

Los pediatras del hospital aplicaron el tratamiento de primera elección según la literatura científica: la anfotericina B. Esta molécula, antibiótico y antifúngico administrado por vía endovenosa e itratecal —punción directa al cerebro—, ha sido eficaz en algunos enfermos, aunque el escaso número de casos documentados hace que su uso sea aún experimental y no esté libre de importantes efectos secundarios. El hospital ha declinado ofrecer más detalles. Los facultativos están completando la investigación y la menor sigue bajo control por la posibilidad de que sufra secuelas.

El diagnóstico “fue una sorpresa mayúscula que obligó a abrir todas las líneas de investigación hasta llegar al foco del contagio”, admite Manuel Tordera. El estudio de contactos —que rastrea la vida de un enfermo en las últimas semanas— reveló que la niña acudía semanalmente a la piscina. “Tomamos muestras del agua y los análisis confirmaron la presencia de la ameba en la pileta pequeña y en la grande”, añade.

Anastasio Arevalillo, alcalde de Torrijos, recuerda la llegada de los técnicos de Salud Pública. “Fue a principios de junio. Entramos en shock. El control del agua se lleva informáticamente y está todo registrado dentro de los límites legales”, explica. La normativa de Castilla-La Mancha —prácticamente igual en todas las comunidades— establece que el agua de las piscinas de uso público debe estar a entre 24 y 30 grados y los niveles de cloro de 0,5 a 2 partes por millón. “Cerramos de inmediato la piscina. La vaciamos, hicimos obras, cambiamos filtros… Llevamos gastados más de 100.000 euros y estamos a la espera de que la Junta nos dé luz verde para abrirla”, sigue el alcalde.

La Junta aguarda los resultados de los últimos análisis. “Hemos subido el nivel de cloro hasta 5 partes por millón en el agua nueva. Si confirmamos que la piscina está libre de la ameba, podrá reabrir cuando el cloro baje a los niveles establecidos”, precisa Tordera. “En el futuro, quizá sea necesario subir algo los niveles de cloro y bajar la temperatura”, añade.

Tras tener noticia del diagnóstico, Junta y Ayuntamiento montaron una discreta red de vigilancia de la que solo estaban al tanto los responsables municipales y médicos de la zona. “Quisimos evitar que la gente entrara en pánico por un dolor de cabeza o golpe de fiebre. Yo respiré cuando pasaron los ocho días que tarda la ameba en dar los primeros síntomas, pero por precaución hemos decidido ser discretos unos meses más”, defiende el alcalde.

La Naegleria fowleri fue descubierta en el sur de Australia en 1965, aunque en los últimos años también ha sido identificada en países de América, África y Europa. Este aumento, según José Miguel Cisneros, presidente de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica, “no significa que se esté expandiendo, sino que han mejorado los sistemas de detección y la asistencia médica, que ahora describe casos que antes podían pasar desapercibidos”. Cisneros destaca que “cada caso de supervivencia es un hito histórico, porque permite conocer mejor la ameba y abre la puerta a desarrollar un tratamiento”.

Aunque aún queda mucho por descubrir sobre la Naegleria fowleri, se sabe que afecta principalmente a niños y también adultos jóvenes. La ameba se adhiere a las mucosas nasales y, tras ascender por los nervios olfativos, alcanza el cerebro. Allí “secreta unas enzimas que degradan los tejidos, provocando primero letargia y dolor de cabeza que luego progresa a convulsiones, parálisis y muerte”, concluye Lorenzo-Morales.

Related posts

Leave a Comment