Un jubilado encuentra una roca con más de 2 kilos de oro en Australia

Un jubilado aficionado a buscar tesoros con un detector de metales ha hecho el hallazgo de su vida: una enorme pepita con más de dos kilos de oro valorada en unos 110.000 dólares australianos (casi 70.000 euros) en una remota zona del suroeste de Australia.

El hombre no ha querido ser identificado, pero ha contado cómo consiguió encontrar el oro. Asegura que llevaba años rastreando el mismo lugar, situado en la región de Goldfields (en el estado de Australia Occidental) con un detector de metales, pero que no consiguió su objetivo hasta que mejoró su tecnología.

 

El buscador precisó que la pieza, que pesa 3,23 kilos, contenía unas 68 onzas de oro, que equivalen a 2,11 kilogramos de este metal precioso. “Estaba enterrada a mucha profundidad, casi un metro debajo de tierra de arcilla, y tardé más de dos horas de excavación cuidadosa para sacarla”, dijo el descubridor según la agencia local AAP.

A principios del mes de septiembre, la empresa canadiense RNC Minerals anunció que habia hallado 9.250 onzas de oro, que se traducían en más de 15 millones de dólares australianos (casi 10 millones de euros) en el yacimiento aurífero de Beta Hunt, en el área de Goldfields. Entre el oro encontrado había dos enormes rocas de 95 y 63 kilos de peso, respectivamente, que acumulaban entre ambas más de 4.000 onzas del metal precioso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *