Un estadio de 1.000 millones para el primer capítulo de España en Rusia

Con el Mundial a la vuelta de la esquina y España reintegrada desde la llegada de Lopetegui en el grupo de favoritos al título, la selección realizará este martes (19.45) su primera toma de contacto con el escenario de la fiesta. Lo primero que hará será alegrarse de que el torneo se dispute en verano porque, sí, en Rusia hace mucho frío. España se entrenó con una sensación térmica de tres grados bajo cero y durante el partido se espera una temperatura similar en San Petersburgo.

Más allá de suministrar conversación de ascensor, el tiempo también ha creado problemas serios en el flamante estadio Krestovsky, inaugurado en abril como el segundo más caro del mundo tras el nuevo Wembley, con un precio de algo más de mil millones (para hacerse una idea, el nuevo Wanda Metropolitano le costó 310 al Atlético). Pero ni todo el dinero del mundo puede lograr que al césped le gusten el frío y las cubiertas aparatosas, por lo que en la Copa Confederaciones el estado del terreno de juego fue un problema serio. Este martes se podrá observar cómo evoluciona el asunto de cara al Mundial.

Es la primera vez que la selección pisa San Petersburgo. Desde que la URSS pasó a ser Rusia, España ha dominado en los pulsos que han librado ambas selecciones: cuatro partidos ganados y uno empatado. Los rusos saben que a día de hoy su equipo tiene poco que ver con aquel que sorprendió a todos remontando el río de las expectativas hasta llegar a las semifinales de la Eurocopa 2008, donde la fulminó precisamente España (3-0), que luego sería campeona.

En buena racha y después de doblegar a Costa Rica, Lopetegui no restó importancia alguna al encuentro de hoy: «Es el anfitrión, y este es un matiz y un componente importante. No ha tenido partidos oficiales por eso cada partido es oficial para ellos».

Con la baja de un Isco convertido en la referencia de la selección, será el momento de ver a otros centrocampistas llamados a ser igual de importantes en el futuro, caso de Asensio y Saúl. «Isco está en un estado de forma fantástico, pero por encima de todo está el funcionamiento del colectivo. Todos los jugadores de la selección son principales», razonó el técnico.

De Gea, que volverá a la titularidad tras el debut de Kepa ante Costa Rica, jugó hace poco contra el CSKA y describe a los rusos como «jugadores de calidad y muy rápidos. Son un equipo muy peligroso al jugar en casa y es un partido importante para nosotros para seguir creciendo como equipo».

Cerrojo

Pese a estos elogios, entre los aficionados rusos sigue habiendo malestar por el rendimiento de su selección y algunos sitios web como Sport.ru hacen apuestas sobre por cuánto perderá el equipo ruso: 0-3 era el pronóstico preferido el lunes. Obviamente, España es favorita, aunque Rusia tratará de imponer un cerrojo en su campo que por momentos le ha funcionado. El martes perdieron 1-0 en Moscú ante Argentina, obligando al equipo de Messi a esperar hasta el minuto 85 para obtener su gol.

El seleccionador ruso, Stanislav Cherchesov, quiere recibir a España con una defensa todavía más eficaz y, si es posible, abrir un desfiladero en el centro del campo que abra opciones a un ataque ruso del que de momento se ha escrito poco. El técnico ruso cree que, en comparación con Argentina,«las transiciones de España de la defensa al ataque son más rápidas», aunque a los dos equipos les gusta tener el control del balón. «Además, los españoles son más veloces», remató Cherchesov, que fue portero igual que Lopetegui. En cuanto a las opciones de España con vistas al Mundial, aseguró que «es uno de los grandes favoritos a la victoria».

Eso lo descubriremos en julio, cuando haga menos frío, esté Isco y esperemos que el césped sea una alfombra. Este martes, España irá reconociendo el terreno y buscando más motivos para un optimismo que, por ahora, resulta fundado.

Autor entrada: tnhgorvy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *