¡Ten cuidado! La menstruación abundante indica cómo está tu salud.

Desde la llegada de la menstruación y a lo largo de toda la edad reproductiva de la mujer, es común que el ciclo experimente distintas alteraciones.

Si bien estos cambios son «normales», debes tener en cuenta que si tu regla dura más de una semana o si sientes que la cantidad de sangre es muy abundante, puede ser indicio de que algo sucede con tu salud.

Pero primero: ¿cómo sé si mi menstruación es abundante?

Es difícil determinar si el sangrado es más abundante que los parámetros normales, pero de acuerdo a un estudio del Diario de Obstetricia y Ginecología, el promedio está entre los 10 y 35 ml de sangre y dura entre 4 y 6 días.

Por esta razón, si tu menstruación dura más del tiempo promedio, cambias tu toalla sanitaria o tampón cada 2 horas o utilizas doble protección para evitar accidentes, deberías estar atenta, porque es indicio de que tienes menorragia.

¿Qué es la menorragia?
La menorragia es el término médico con el que se denomina a la menstruación que es muy intensa o que dura más tiempo, siendo uno de los síntomas que podrían indicar ciertas cuestiones relacionadas con tu salud. Es por ello que debes estar atenta.

Menstruación abundante: posibles causas
1. Miomas: tumores benignos más frecuentes que se sitúan dentro de la cavidad uterina. La metrorragia y el dolor menstrual evolutivo y en aumento progresivo (dismenorrea) son sus síntomas más comunes.

2. Anemia ferropénica: el cuerpo necesita hierro para producir hemoglobina, una proteína rica en hierro que da a la sangre su color rojo y transporta oxígeno desde los pulmones al resto del cuerpo. Si tienes menstruaciones abundantes, es común que experimentes cansancio, debilidad y falta de energía, síntomas habituales de la anemia.

3. Endometriosis: es un trastorno que genera que el tejido que normalmente recubre el útero crezca fuera de él. Además de las menstruaciones abundantes, otros síntomas comunes de la endometriosis son la infertilidad, el dolor intenso durante las relaciones sexuales y fuertes cólicos.

4. Problemas de tiroides: los trastornos que afectan a la actividad de la glándula tiroides, como el hipertiroidismo (que la aumenta) o el hipotiroidismo (que la disminuye) pueden ser los responsables de que tu menstruación sea muy abundante o que, incluso, la retrase o la detenga (amenorrea).

5. Síndrome ovario poliquístico: es una condición provocada por un desequilibrio de las hormonas reproductivas de las mujeres que afecta a los ovarios, los encargados de que los óvulos se desprendan todos los meses como parte de un ciclo menstrual saludable. La menorragia, el crecimiento excesivo de vello y el acné, son sus síntomas más comunes.

6. Estrés: puede provocar un cambio en el ritmo de producción de las hormonas estradiol y progesterona. Este desequilibrio hormonal puede ser el desencadenante de la menorragia o incluso generar períodos irregulares o hacer que la menstruación desaparezca por completo durante un tiempo.

De igual forma, es importante considerar que si bien mencionamos cuáles son los parámetros «normales» de intensidad y duración de la menstruación, esto puede variar bastante de una mujer a otra, sin que tenga por qué haber un trastorno detrás.

Sin embargo, si tienes menstruaciones abundantes, lo más recomendable es que consultes con tu ginecólogo para saber cuál es la causa y evitar futuras complicaciones en tu salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *