Salud

¿Talones “rajados”? Estas tres enfermedades pueden ser la causa.

Tener los talones heridos o resecos es un padecimiento de muchas personas, aunque comúnmente en mujeres, también se presenta en los hombres.

Lo que muchos no saben es que hay tres causas alertantes por las cuales podrías tener los talones con una apariencia y sensación desagradable.

El talón agrietado puede ser una incomodidad física y estética. Muchas veces, pensarás que tu piel tiene grietas y se está secando porque carece de la humectación apropiada. Y puede ser cierto.

Algunas veces, de todos modos, estarás siguiendo una rutina que humecta tus pies y aun así verás la piel reseca. Esto puede ser una señal de que algo más está pasando en tu cuerpo. En particular, 3 enfermedades serias tienen como síntoma las grietas en los talones.

Hipotiroidismo: 

De acuerdo a Healthline, las células de la piel se caracterizan por tener un tiempo de renovación muy corto. Por eso son sensibles a la pérdida de señales de la tiroides. Para quien tiene hipotiroidismo, la tiroides segrega menos cantidad de hormonas tiroideas; entre muchos otros síntomas, esto hace que el ciclo de renovación de las células de la piel se enlentezca.

Lo mismo pasa con los folículos del cabello. Por eso las personas con hipotiroidismo pueden perder mucha cantidad de pelo, ya que se cae y no vuelve a crecer.

Diabetes:

La diabetes puede ser un problema doble para tus pies, según WebMD. En primer lugar, esta enfermedad puede significar una reducción en el flujo sanguíneo hacia el tronco inferior, por lo cual a la piel de esa zona le faltarán oxígeno y nutrientes. Esta es la razón por la que los cortes, las lastimaduras y cualquier tipo de herida en las piernas y en los pies es tan difícil de curar cuando tienes diabetes; en ello se incluye la piel seca.

Psoriasis:

En este caso, las heridas en tus pies serán muy incómodas. La psoriasis, una condición autoinmune, es dolorosa en cualquier lugar, pero más en la parte de tu cuerpo que debe estar en contacto con zapatos duros y cargar a donde quiera que vayas el peso de tu cuerpo. Si bien no tiene cura, puede tratarse con cremas y medicamentos para aliviar sus síntomas. El estrés, las infecciones y las bajas temperaturas pueden empeorar la enfermedad.

Cuida tus pies y devuélveles la vida. Hay ciertos cuidados que mejorarán tu calidad de vida y la de tus pies. Por ejemplo, prueba sumergirlos en agua tibia por un rato todos los días (recuerda secarlos completamente). Intenta usar medias suaves y calzado cómodo. Aplica una crema hidratante para tus talones, pero trata de no hacerlo en exceso.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *