Ventajas y desventajas de las duchas frías y calientes

En las noches oscuras y de frío llegamos a casa con un único deseo: darnos un baño bien caliente y meternos en la cama. En los meses calurosos, lo que más desearíamos para refrescarnos es darnos una ducha fresca, mejor todavía si es con un gel de ducha que huela a menta y lima. Es más, si pudiéramos, nos ducharíamos varias veces al día. Pero esos deseos ¿son buenos para el organismo? “Ducharse varias veces al día reseca la piel”, asegura la alemana Bernadette Eberlein, dermatóloga en una clínica especializada…

Read More