Harry Kane sentencia con tres toques sutiles

El delantero inglés, que no remata ni una vez, crea la jugada del primer tanto y da las asistencias de los dos siguientes en una actuación majestuosa Deben ser sus párpados caídos, reminiscencias de alguna pena y, ya se sabe, los anunciantes no quieren caras tristes. Habría que atribuirlo a su falta de garbo, pues corre doblando las rodillas como las doblaría un dromedario y además es chepudo. Quizás incluso se deba a su aparente torpeza con la pelota, pues nunca regala una frivolidad y mucho menos una lambretta. Cuentan…

Read More