Qué impacto tendría en América Latina (y no sólo en México) un derrumbe del NAFTA.

Una nueva ronda de negociación para revisar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte concluyó el martes, sin resultados a la vista y con una pregunta que sobrevuela: ¿qué efectos tendría un derrumbe del acuerdo vigente?

Las diferencias sobre cómo reescribir el TLCAN o NAFTA, por sus siglas en inglés, fueron evidentes cuando los negociadores de Estados Unidos, México y Canadá admitieron en Washington que mantienen “brechas conceptuales significativas”.

Como consecuencia, los tres países del tratado no alcanzarán su objetivo inicial de finalizar la renegociación a fin de año y extenderán el plazo hasta el primer trimestre de 2018, de acuerdo a un comunicado conjunto.

Washington realizó varias propuestas —desde incluir una “cláusula de extinción” del acuerdo para renovarlo cada algunos años, hasta aumentar el contenido de EE.UU. en los automóviles fabricados en el NAFTA— que fueron rechazadas por los otros dos miembros.

“Estoy sorprendido y decepcionado por la resistencia al cambio de nuestros socios”, declaró el representante comercial de EE.UU., Robert Lighthizer, al término de esta cuarta ronda de negociación el martes.

Pero el secretario mexicano de Economía, Ildefonso Guajardo, advirtió que hay “límites” sobre lo que se puede aceptar y la canciller canadiense, Chrystia Freeland, habló de propuestas “preocupantes” contra las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Estos reproches asoman después deque el presidente de EE.UU., Donald Trump, el gran impulsor de la renegociación del NAFTA, manejara públicamente la posibilidad de acabar con el acuerdo de 23 años que considera perjudicial para su país.

Y el impacto de un desenlace de ese tipo se sentiría mucho más allá de los tres países, con potenciales consecuencias para toda América Latina, según expertos.

“La tentación proteccionista”

México, que el año pasado tuvo un comercio bilateral por casi US$580.000 millones con EE.UU., sería sin dudas uno de los principales afectados por una ruptura del NAFTA.

Algunos analistas advierten que la apertura comercial que México tuvo en las últimas décadas podría revertirse tras un eventual fin del tratado, que incluso pesaría en las elecciones presidenciales el año próximo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *