Por qué los japoneses pueden comer tantas algas y tú no

Las algas han dejado de ser vistas como esas cosas molestas que se te enredan en la pierna cuando vas a la playa.

Con el boom de la comida japonesa, el resto del mundo las contempla ahora como parte esencial de platos tan populares como el sushi o la sopa miso.

Además, su bajo contenido calórico ha hecho que ganen popularidad como un alimento dietético.

Supermercados y puntos de venta especializados en productos naturales ofrecen tallarines, barritas y snacks crujientes a base de algas.

Su consumo puede reportar muchos beneficios, ya que se trata de un alimento que aporta nutrientes esenciales y pocas calorías.

Sin embargo, si quieres incorporarlas a tu dieta debes hacerlo de forma controlada.

Las algas son difíciles de digerir, pueden contener niveles altos de arsénico y registran una alta presencia de yodo, lo que ha dado origen a estudios que la han asociado con disfunciones en la tiroides y hasta con el cánce

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *