¿Por qué los huracanes con nombre de mujer son los más letales?.

Mientras Irma se acerca, un informe asegura que bautizar a las tormentan con nombres femeninos provoca que se tome menos en serio la dimensión del peligro.

Los huracanes, tifones y otros fenómenos meteorológicos, son nombrados con nombres masculinos o femeninos porque, según la Organización Meteorológica Internacional, es más fácil recordar el nombre de una persona a un número o término técnico.

Antes del siglo XIX, las tormentas eran nombradas de forma arbitraria pero después se decidió identificarlas con nombres de mujer. La Organización Meteorológica Mundial y el Servicio Meteorológico de Estados Unidos, decidieron unificar ambos géneros y concordaron en alternar nombres de hombres y mujeres para el nombramiento de las tormentas.

Cada zona que puede sufrir la amenaza de algún huracán, ciclón o un vendaval devastador, tiene su propia lista de nombres que pueden volver a repetirse después del lapso de seis años, salvo que la tormenta ocasione graves daños y un gran número de muertes.

Según un estudio realizado en 2014 por la “Proceedings of the National Academy of Sciences”, los huracanes que tienen nombres femeninos son más letales y generan más muertes que los que tienen nombres masculinos. Para los expertos, la gente percibe a las tormentas con nombre de mujer como menos amenazantes.

“Los que tienen nombre femenino causan más muertes porque llevan a un menor riesgo percibido y, en consecuencia, menos preparación”, detalla la investigación.

El estudio analizó las cifras de muertes causadas por huracanes en EE.UU. durante más de 60 años, y revelaron que las tormentas con nombre de mujer mataron a casi el doble de personas.

Los científicos sugirieron cambiar el método para bautizar a los huracanes a fin de contrarrestar el sexismo inconsciente que termina por afectar los niveles de preparación de la población.

Tras conocerse las conclusiones de este estudio, desde el Centro Nacional de Huracanes de EE.UU. expresaron que las personas deberían poner el foco “en la amenaza que supone cada tormenta”, independientemente de que se llame “Sam o Samantha”.

Related posts

Leave a Comment