OMS: ejercicio para prevenir el cáncer

 

 

Más de una cuarta parte de los adultos del mundo, 1.400 millones de personas, ejercitan muy poco, lo que los coloca en mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2, demencia y cáncer, según un estudio dirigido por la Organización Mundial de la Salud.

En 2016, alrededor de una de cada tres mujeres y uno de cada cuatro hombres en todo el mundo no alcanzaron los niveles recomendados de actividad física para mantenerse saludables: al menos 150 minutos de ejercicio moderado o 75 minutos de ejercicio vigoroso a la semana.

Según el estudio, realizado por investigadores de la OMS y publicado el martes en The Lancet Global Health, no ha habido una mejora en los niveles globales de actividad física desde 2001.

Las tasas más altas de falta de ejercicio en 2016 fueron en adultos en Kuwait, Samoa Americana, Arabia Saudita e Iraq, donde más de la mitad de todos los adultos no estaban lo suficientemente activos como para proteger su salud.

En comparación, alrededor del 40 por ciento de los adultos en los Estados Unidos, el 36 por ciento en Gran Bretaña y el 14 por ciento en China hicieron muy poco ejercicio como para mantenerse saludables.

La OMS dice que la actividad física insuficiente es uno de los principales factores de riesgo de muerte prematura en todo el mundo. Aumenta el riesgo de enfermedades no transmisibles como enfermedades cardiovasculares, cáncer y diabetes.

Al volverse más activo, dice, se pueden obtener beneficios fácilmente, como mejorar la aptitud muscular y cardiorrespiratoria, mejorar la salud ósea, controlar el peso y reducir el riesgo de hipertensión, enfermedades cardíacas, derrames cerebrales, diabetes, depresión y varios tipos de cáncer.

El estudio descubrió que los niveles de actividad física baja eran más del doble en los países de altos ingresos en comparación con los países más pobres, y habían aumentado en un 5,0 por ciento en los países más ricos entre 2001 y 2016.

En países más ricos, dijeron los investigadores, una transición hacia empleos más sedentarios así como formas sedentarias de recreación y transporte podrían explicar niveles más altos de inactividad. En los países menos pudientes, las personas tienden a ser más activas en el trabajo y para el transporte.

Related posts

Leave a Comment