Nauzet Pérez, del paro a la Champions ante el Madrid

El portero, fichado por el APOEL hace un mes, se mide al vigente campeón tras un verano donde fue cortado por Osasuna y debió ejercitarse en solitario

Fuentes, compañero en Pamplona, aún sin equipo: “Me alegro mucho por él”

Chipre es un país partido por una línea verde. Al sur, la vida transcurre con normalidad, pero al norte, en el lado turco, surge otra isla. Algo que desde 1974 se conoce como «la zona muerta». Esta absurda franja, una de las mayores vergüenzas de Europa, fue lo primero que llamó la atención a Nauzet Pérez cuando aterrizó en la isla a finales de octubre. El portero, de 32 años, llegaba para firmar por el APOEL, rival el martes del Real Madrid en Champions. Tras tres meses sin trabajo, Nauzet dejaba al fin atrás el paro, «la zona muerta» del fútbol profesional.

La historia de este canario, uno de los héroes del Mirandés en la Copa 2012, es un soplo de esperanza para muchos compañeros que quedaron por el camino. Especialmente para Juan Fuentes, su ex compañero en Osasuna, ahora sin equipo. «No hay rencores, todo lo contrario. Me alegro mucho por él», confiesa el defensa, que antes de Pamplona ya había disputado 67 partidos en Primera con el Espanyol. La amistad entre Nauzet y Fuentes se forjó a finales de primavera. «La posibilidad del despido, potenciada por el descenso, creó un vínculo entre ellos», aseguran desde el entorno del cordobés. Poco después, la amenaza se concretó.

Desde entonces, la vida de Nauzet y Fuentes no fue muy distinta a la de cualquier trabajador en apuros. «El futbolista no tiene ningún régimen especial. También se da alta en el INEM y sigue con su formación», relata el agente del portero. En su caso, apuró la pretemporada con Osasuna y después se trasladó a Lanzarote, la isla de Ana, su mujer. Sus costumbres fueron tan estrictas como la dieta. A primera hora, los cuidados recaían en Unax, su hijo de un año. También sin guantes, las sesiones de gimnasio con ese inmenso tatuaje en el cuádriceps, homenaje a su padre, fallecido en 2011. Y por la tarde, entrenamiento con la UD Lanzarote.

En su mejor edad

Casi la misma rutina de Fuentes, que regresó a Córdoba para pasar el mal trago junto a los suyos. Trabajo físico en solitario por las mañanas y sesiones vespertinas con el Écija, dirigido por su amigo Juan Carlos, delantero del Atlético a finales de los 90. «Juan tiene 27 años, la mejor edad para un profesional. Su puesto, lateral zurdo, es muy específico y bastante solicitado», comentan desde Leader SM, con sede en Londres. Los planes inmediatos, cuando se abra la ventana de enero, pasan por alguna liga extranjera.

Fuentes, mientras tanto, intenta vivir tras una coraza, ajeno a casi todo. Desde finales de agosto ha adoptado un lema: «El verdadero luchador no es el que pelea con sus puños por un trofeo, sino el que lucha con el corazón por alcanzar sus sueños». Puede parecer una frase de manual de autoayuda, pero muchos de sus colegas saben de sobra que en este negocio no basta con Paulo Coelho.

Porque el paro sigue golpeando al fútbol profesional. La web Transfermarkt, referencia en el mercado, recoge una lista de 40 jugadores españoles de elite, entre 23 y 30 años, en busca de equipo desde verano. Además de Fuentes, Javier MatillaMarc Crosas. También Diego Capel, muy volcado con la Asociación de Futbolistas (AFE). Ampliando el rango de edad, aparecen hasta 70 casos más. Muy llamativo el de José Antonio Reyes. También Javier GarridoIago Bouzón y Jordi Xumetra. «Él venía de Primera. ¿Cómo te puedes quedar en paro después de jugar en Primera?» La queja del agente de Nauzet abre otros interrogantes.

“Hasta el último día del cierre”

El desencanto de muchos futbolistas y representantes va más allá de las estrictas leyes del mercado. Reclaman un mayor apoyo de LaLiga y la AFE, en especial por su desamparo en las negociaciones con los clubes. «Si nos hubiesen avisado en mayo, no habríamos pasado estos apuros», recuerdan desde la oficina de Nauzet. «El Zaragoza nos cambió varias veces las condiciones de la rescisión. Así, hasta el último día del cierre. Sólo entonces redactaron lo que habíamos pactado de palabra», revela un íntimo de Xumetra.

Ante este panorama, la AFE lucha a contracorriente, centrándose sobre todo en los aún más modestos. «Trabajamos con futbolistas repartidos por todo el planeta, a los que resulta casi imposible seguir la pista», admiten en el sindicato, donde ni siquiera disponen de cifras fiables de desempleo entre sus afiliados. Al menos, el último ya brilló hace tres semanas en Dortmund. Y el martes espera detener al vigente campeón de Europa.

Autor entrada: tnhgorvy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *