Honduras somo para ti

Honduras somo para ti

Noticias Nacionales

Nasralla en alianza con maras intentaron robar elección.

Tegucigalpa. El presidente Juan Orlando Hernández hizo este lunes, en la acostumbrada comparecencia de prensa ante los medios de comunicación, una denuncia sobre los nexos entre la Mara MS-13, el crimen organizado y el narcotráfico con la Alianza de Oposición, para alterar a favor de ésta los resultados electorales del 26 de noviembre pasado.
Durante su reciente visita al país, los miembros de la misión exploratoria de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) contemplaban reunirse con Salvador Nasralla y Manuel Zelaya, excandidato presidencial y coordinador de la Alianza, respectivamente,  el pasado miércoles, pero estos no acudieron y en su lugar enviaron una delegación. Hernández sí atendió a la misión el jueves.
A Hernández se le consultó hoy en la conferencia de prensa por qué creía que Manuel Zelaya y Salvador Nasralla primero pedian la venida de la  ONU para dialogar bajo sus auspicios, pero cuando vino la misión exploratoria se negaron a reunirse con sus miembros.
El gobernante reveló que ambos se habrían negado a reunirse con la misión porque ya se dieron cuenta de que, en base a las convenciones internacionales, el organismo mundial iba a examinar “qué fue lo que paso en las elecciones hondureñas con respecto a la relación con  maras, pandillas y  crimen organizado” y cómo estas participaron directamente para favorecer a la Alianza de Oposición con actos de intimidacion.
Recordó que Honduras firmó desde el año 2000 la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional y es en base a ese convenio que “no se puede rehuir” el abordaje de este tema.
Hernández advirtió que el tema es serio: “El pueblo hondureño sabe cuál fue el papel que jugó las maras en este proceso electoral, ustedes lo saben, todos lo sabemos, no nos engañemos. O arreglamos esto ahora o se complica la cosa”.
Destacó que el 6 de febrero, el pasado martes, la Casa Blanca, el presidente Donald Trump y su Gabinete hicieron una sesión pública para poner todo su enfoque en el tema del combate a la MS-13 o Mara Salvatrucha, a la cual el Gobierno de Estados Unidos ha designado ya con todo el respaldo jurídico del Estado como una organización criminal transnacional.
Advirtió que “ser designado como organización criminal trasnacional trae sanciones; tiene muchas sanciones para cualquier persona natural o jurídica o en este caso partido político o candidato que se haya confabulado con ellos”.
“Es un asunto que es de grandes proporciones, tiene implicaciones muy especiales nacionales e internacionales”, advirtió el presidente Hernández.
Por otra parte, Hernández hizo mención de una filtración de un documento enviado a Washington, en el que el entonces embajador de Estados Unidos Charles Ford califica a “Mel” como un “siniestro corrupto”.
En ese sentido, indicó que la relacion de la Alianza con las maras es muy conocido, ya que ahora “Mel” Zelaya habla de organizar los famosos comandos, 10,000 comandos. “¿A quiénes va a acudir? A los mismos que han estado haciendo las tomas violentas, a los mismos que atemorizan a la gente para cobrarle renta, para cobrarle extorsión, más claro no puede estar esa relación”.
El gobernante reiteró el llamado al diálogo y añadió que “el diálogo lo vamos a seguir impulsando”.
“El Gobierno va a seguir trabajando porque necesitamos seguir por la ruta del crecimiento económico que nos va a permitir traer empleo”, insistió.
Por la importancia de las declaraciones del presidente Hernández, las reproducimos íntegramente:
Juan Orlando Hernández: ¿Por qué si Nasralla y “Mel” invitaron a Naciones Unidas a venir, por qué ahora no participaron y lo rechazan?
Mire, yo creo que tiene que ver con que Nasralla se ha dado cuenta que Naciones Unidas tiene convenciones internacionales que la obligan a estudiar qué fue lo que paso en las elecciones hondureñas con respecto a la relación de maras, pandillas, crimen organizado, participando directamente en  las elecciones favoreciendo a la Alianza.
Probablemente se dieron cuenta que esa es parte de la agenda y quieren rehuir a ese tema. A nosotros nos comentaron que la Alianza planteaba que Salvador Nasralla planteaba que era necesario conocer qué fue lo que pasó el 26 y durante el proceso electoral.
Yo estoy totalmente de acuerdo; mi partido está totalmente de acuerdo, miles de hondureños también, pero aquí no quiero que olviden nunca que el segundo documento que yo firmé con la OEA, recuerdan, y que lo tuvo que haber firmado Nasralla, lleva un acápite ahí: el listado de los miembros, de todos los que participaron en las mesas, para identificar quiénes son, qué relación tienen, si son ciudadanos normales o son parte de las maras y pandillas, porque lo que nosotros pudimos ver antes de la elección, el día de la elección y después, es una participación de miembros de maras y pandillas y del crimen organizado en el proceso electoral, queriendo incidir en el proceso electoral atemorizando ciudadanos solamente porque eran simpatizantes del Partido Nacional o apoyaban a Juan Orlando Hernández.
Pero ese hecho debe llevar a la reflexión no sólo a Honduras, no sólo a los estados de América, sino a todos los estados del mundo porque en la democracia lo que se vale es la opinión del ciudadano sin temores.
Por el contrario, si alguien quiere trastocar la intención de un ciudadano votando, atemorizándolo solo porque no es miembro de un partido o porque está representando en una mesa a un partido, en este caso, a un miembro del Partido Nacional, sometiéndolo, las amenazas que recibieron en sus casas.
Una semana antes del día de las elecciones yo me reuní con casi 250 miembros de mesa sólo del sector de Comayagüela; a todos ellos los habían ido amenazar a sus casas, muchos salieron huyendo.
El día de las elecciones ocurrieron hechos similares. Se tomaron las mesas directamente algunos mareros o a través de sus parejas o su gente más cercana en ese barrio o colonia para atemorizar a la gente.
¿Es justo o no investigar eso? Yo creo que sí porque no se puede volver a permitir que ocurra en Honduras.
El Salvador va a elecciones en marzo, si no me equivoco, y después Guatemala y luego otros países de la región, y si no le prestamos atención a eso de repente lo que vamos a tener es gobiernos ligados directamente con el crimen organizado que les ayudó a llegar allí.
En esa ruta yo quiero recordarles que Honduras firmó o es firmante desde el año 2000 de la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional. No se puede rehuir a ese tema, es parte de los compromisos de Honduras en el marco de Naciones Unidas.
El 2013, cuando yo era diputado, yo voté a favor de esa convención; eso es parte de lo que me ha llevado a mí a luchar contra la criminalidad organizada en país y con un enfoque transnacional porque yo sabía la incidencia que tenía en la vida de los hondureños y de la región.
La intimidación de parte de las maras para beneficiar a ciertos candidatos y contra otros y promover la expansión del crimen organizado, repito, es un tema que no solo debe preocupar a Honduras, sino que debe preocuparle al mundo, y Naciones Unidas debe de investigar y tratar ese tema con la seriedad del caso.
Esa fue buena parte de la conversación que yo tuve con ellos. Me imagino que eso es lo que tiene preocupados a esos líderes de la Alianza y por eso no fueron.
En el país vecino de El Salvador, les decía, van a elecciones, pero el jefe de la Policía recientemente dijo que las maras estaban participando ya de antemano y querían seguir participando en las decisiones del proceso electoral y obviamente que eso era peligroso para el Estado de El Salvador, pero conocidas como maras y pandillas pueden haber en Guatemala, en Honduras, en El Salvador, pero en otros lugares del continente se pueden llamar de otra manera, pero es crimen organizado transnacional.
El tema es serio. Miren, el pueblo hondureño sabe cuál fue el papel que jugó las maras en este proceso electoral, ustedes lo saben, todos lo sabemos, no nos engañemos. O arreglamos esto ahora o se complica la cosa.
La competencia debe ser justa pero no hay democracia si se va a imponer un criterio bajo el temor de perder la vida propia o de su familia.
Fue claro para nosotros recibir enorme cantidad de mensajes durante las elecciones, y días antes, donde nuestros activistas y dirigentes recibían amenazas por teléfono, en sus casas, que se retiraran y les decían de parte de la Mara: “aquí sólo puede ganar la Alianza, debe ganar Salvador Nasralla”.
Recuerden al dirigente, uno de los tantos casos, que le quitaron la vida, a Papucho, y lo que le pusieron en el pecho. Bueno, eso está en investigación, hay muchos caso en investigación y ahí saldrá más adelante, me imagino yo, evidencia de qué fue lo que pasó.
En ese sentido, es claro que crearon temor en muchas de las mesas de votación, donde bajo amenazas los mareros sustituyeron a los representantes de mesa, desde el centro de votación también allí intimidaron a los miembros de mesa, rodearon algunas escuelas generando el ambiente para que la gente no llegara a votar.
Cero votos
Bueno, tuvimos resultados donde prácticamente no aparecían votos del Partido Nacional, cantidades muy mínimas y otras cero, ni los miembros de mesa. Eso va a salir más adelante, esa fue mi petición a la OEA y fue mi petición a la ONU.
Pero eso no se circunscribió solo al tema de maras y pandillas, sino también a las zonas donde ha existido influencia por décadas del crimen organizado, particularmente relacionado con el narcotráfico.
Amistad con maras
Miren, hay algo que tiene una conexión y son las mismas expresiones del excandidato Nasralla, siendo muy franco y claro, refiriéndose en términos de mucha amistad y simpatía con las maras; eso ustedes lo han visto y lo han escuchado.
Existe respaldo de lo que sucedió en centenares de centros de votación en la ciudad capital y en la zona del Valle de Sula, entre otras zonas; me refiero a la influencia generando temor de parte de las maras y pandillas.
En muchos lugares donde siempre ha habido una buena votación del Partido Nacional en varias elecciones se mira esa votación constante y muchas veces en crecimiento, pero, como le repito, en esas mismas mesas en el 2017 se redujo a la mínima expresión, muy poquitos votos y en muchos casos cero votos.
Es importante estudiar qué pasó ahí; yo le he dicho en privado a las misiones de observación: manden investigadores ustedes, que se vayan en privado y hablen con la gente para que ustedes tengan también su propia versión. Ese sería un buen trabajo de periodismo de investigación también, claro, hay que tener el cuidado del caso para hacerlo bien en el sentido del temor también.
Reformas electorales
Ahora quiero decirles: a nosotros nos interesa mucho el tema de las reformas electorales, cualquiera que sea la mesa es bienvenida. En ese sentido, este nuevo sistema electoral al que nosotros queremos llegar debería tener una claridad de evitar que el fraude ocurra porque esa es una forma clara de fraude: trastocar la voluntad del hondureño por la vía el temor, de que va a perder la vida, ella o su familia. Ese es el fraude.
En ese sentido, tenemos que evitar de aquí en adelante la injerencia de estos grupos criminales en el tema político; por eso le dijimos a la ONU lo que le dijimos y a otros organismos internacionales.
Institutos estudian el tema
De hecho, fíjense bien, acá tengo un dato, porque yo sabía que de repente este tema iba a salir, por lo que mi partido dijo ayer y salió hoy. Hay un instituto que se llama International Institute for Democracy and Electoral Asistence y también el Netherland Institute International Relations. Ambos han venido estudiando y sacaron un primer reportaje allá por el 2016, no hablando de Honduras, pero sí de otras naciones donde los grupos criminales atemorizan para influenciar las decisiones electorales.
Yo invito a esos institutos y a otros más para que ahora investiguen el caso de Honduras; es fundamental para la democracia del mundo. De hecho al titular le pusieron: “La influencia del crimen organizado en las elecciones”. Búsquenlo y van a ver cómo esos antecedentes de esos países tienen una relación con lo que ha venido ocurriendo en aquí en Honduras.
Repito: este no sólo es un problema de Honduras y yo deduzco que, ante esta evidencia, eso es lo que hace que Nasralla y “Mel” ahora rehúsen a participar en las conversaciones con Naciones Unidas.
Repito: ellos mismos lo pidieron; si ustedes se fijan, la nota del Gobierno salió al final, después de que la habían solicitado ellos y después de que ellos tuvieron reuniones aquí privadas con Naciones Unidas.
Yo le dije a la canciller: mande eso hasta el final y si por ahí quieren ellos, no hay problema; lo que queremos es que  nos sentemos a platicar pero ahora, después de lo que han venido diciendo, esto no puede dejarse allá en las reuniones privadas, este es un debate público.
MS-13, designada por EUA
Por otro lado, quiero hacer una relación, fíjense bien. El 6 de febrero, el martes, la Casa Blanca, el presidente Trump y su gabinete hizo una sesión pública para poner todo su enfoque en el tema del combate a la MS-13, a la Mara Salvatrucha, la misma que el Gobierno de Estados Unidos ha designado ya con todo el respaldo jurídico del Estado de Estados Unidos como una organización criminal transnacional.
El significado de ser designado como organización criminal trasnacional trae sanciones, tiene muchas sanciones para cualquier persona natural o jurídica o en este caso partido político o candidato que se haya confabulado con ellos.
Si lo ponemos en una traducción o lo llevamos a la práctica, en la práctica cualquier coordinación, relaciones y transacciones, es decir, estoy tratando de traducir las implicaciones que tendría cualquier coordinación, transacción, relación entre la Alianza y la Mara Salvatrucha, tiene sus consecuencias.
Es un asunto que es de grandes proporciones; tiene implicaciones muy especiales, nacionales e internacionales.
La política de Estados Unidos, desde el Gobierno del presidente Obama y ahora con el presidente Trump, ha sido de priorizar una cooperación internacional de alto nivel contra los grupos transnacionales que operan criminalmente.
Nosotros hemos trabajado con respecto al tema del narcotráfico; creo que debemos trabajar intensamente con respecto al tema de estos grupos transnacionales de crimen organizado que tienen que ver con las maras, porque el sufrimiento del pueblo hondureño en el día a día por décadas ha sido terrible y la conexión entre grupos de la misma organización, tanto en Centroamérica como en Estados Unidos, es más que evidente.
El presidente Trump lo señaló claramente la semana pasada. Ahora, fíjense ustedes, en Honduras vivimos la violencia política con el propósito de desestabilizar nuestro país. Yo les pregunto: ¿Cómo identificar que una protesta comenzó pacíficamente y después terminó siendo conducida en el mismo lugar por personas con AK-47, con pistolas en la mano, diciendo: ‘usted puede pasar por aquí pero si paga’. Qué es eso? Eso es extorsión.
Aquí circularon videos, que ustedes vieron, donde líderes políticos le pagaban a miembros de la Mara para que hicieran su operación de tranque o de toma, pero después de lo pacífico pasó a lo violento.
¿Cómo atraviesan ciertos vehículos de carga para interrumpir el paso? Los amenazan con las armas, los bajan del vehículo y atraviesan el carro. Eso es porque quieren dañar la economía, porque quieren hacer que la economía decaiga y eso va a traer, según ellos, una pérdida enorme de empleos.
¿Por qué un montón de jóvenes en San Pedro Sula aspiraban durante el mes de diciembre que iban a tener más empleos y los que ya tenían empleo, por ejemplo, en restaurantes iban a tener más propinas? Pero al hacer el cierre de las calles de manera violenta, al momento de incendiar un vehículo, al momento de realizar actos terroristas, entonces la gente no salió, pero ¿a quién perjudicaron?: al mismo pueblo.
Eso es lo que quieren seguir haciendo. Ese es el tema.
Ahora bien, miren esto: la Casa Blanca, para ser precisos, si la memoria no me falla, el 20 de julio del año pasado, 2017, expresó formalmente su preocupación que los grupos criminales transnacionales podrían desestabilizar sistemas políticos y económicos y advirtió del peligro que estos grupos criminales, el peligro que constituirían de alcanzar el poder, alcanzar el control de los gobiernos.
Yo tengo una cita literal aquí, en inglés; yo le voy a pedir a los equipos de prensa que se los pasen, el sitio web donde está, que es de la Casa Blanca, para que miren cómo calza toda esa preocupación, que no viene de ahora, viene de hace algún tiempo en gobiernos como los de Estados Unidos.
Miren: aquí todos ustedes saben la relación que ha existido entre policías depurados, oficiales depurados, miembros de maras y pandillas, antes de la elección, el día de la elección y después, de ellos con la Alianza. No estoy diciendo que todos los miembros de la Alianza, pero sí ha existido eso y se ha visto con claridad.
No podemos concebir cómo los líderes políticos a más alto nivel no se iban a dar cuenta de esto. Además, revisen las expresiones de ellos con respecto a estos grupos.
Hace unos años, cuando “Mel” Zelaya era presidente, un embajador de Estados Unidos en una comunicación a Washington, de las que después se conocieron por la vía de la filtración, decía el embajador Ford calificando a “Mel” como un “siniestro corrupto”; eso es lo que ha trascendido en lo que yo he visto, revísenlo ustedes.
Ahora, detrás de la candidatura de Salvador Nasralla es evidente que está “Mel”. ¿Por qué no quiso firmar Salvador el día que yo firmé con la OEA y los de la OEA me dijeron que él ya estaba listo para firmar? Porque estaba esa parte de investigar a los miembros de mesa, porque yo puse como condición que investigáramos la participación de maras y pandillas y crimen organizado en las elecciones, y no lo firmó.
Ahora, el fin de semana, ¿qué dice “Mel” Zelaya? Que va a organizar los famosos comandos, 10,000 comandos. ¿A quiénes va a acudir? A los mismos que han estado haciendo las tomas violentas, a los mismos que atemorizan a la gente para cobrarle renta, para cobrarle extorsión; más claro no puede estar esa relación.
Diálogo sigue
En la relación bilateral con Estados Unidos es de compromiso mutuo trabajar para estos temas, y para finalizar esta pregunta de Abraham, quiero decirles: el diálogo lo vamos a seguir impulsando, Honduras necesita ese diálogo y yo lo repito: si lo quieren bilateral, primero con nosotros, estamos listos; si lo quieren en la mesa con los demás participantes también, pero al final todos los sectores de la hondureñidad debemos de participar en ese diálogo.
Porque alguien lo quiera boicotear no nos vamos a detener. El Gobierno va a seguir trabajando porque necesitamos seguir por la ruta del crecimiento económico que nos va a permitir traer empleo, que nos va a traer un mejor sistema educativo, que nos va traer un mejor acceso al crédito, que nos va a traer más construcción de viviendas; Del Campo a la Mesa es un programa que  necesita seguirse trabajando y la potenciación y masificación de Vida Mejor, entre otros grandes temas, no nos vamos a detener, pero siempre estaremos listos a sentarnos en la mesa cuando quieran. Muchas gracias.

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *