Más reos peligrosos serán enviados a El Pozo desde esta semana, anuncia el presidente Hernández

Tegucigalpa, 13 de febrero.- A partir de esta semana comenzarán más traslados de reos peligrosos a los módulos de máxima seguridad de la cárcel denominada El Pozo, en Ilama(Santa Bárbara), anunció hoy en conferencia de prensa en Casa Presidencial el mandatario Juan Orlando Hernández.

El gobernante agregó también que estos traslados de presos peligrosos, eventualmente comenzarán hacia la cárcel de Morocelí, en el departamento de El Paraíso.

“Esto lo haremos para seguir ordenando el nuevo sistema carcelario que está en construcción; yo les dije: va a tomar tiempo, pero no vamos a detenernos en este proceso porque hay que hacerlo bien, de manera que se entienda de parte de los criminales que están afuera y de los que están adentro, que aquí hay un antes y un después”, manifestó el presidente.

Añadió, como nuevo elemento, que a esas nuevas prisiones deberán ir los reos con sentencia producto de crímenes que han conmocionado al país, no solamente aquellos miembros de maras y del crimen organizado que han estado delinquiendo desde dentro de las prisiones.

En ese sentido, el mandatario informó que los policías que participaron en el asesinato del hijo de la rectora de Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Julieta Castellanos, y del hijo de la catedrática Aurora Pineda, hace cinco años, pagarán sus condenas de 58 y 66 años de privación de su libertad en la cárcel de El Pozo.

“Vamos a trasladarlos esta misma semana para que terminen allí el resto de sus vidas, para que paguen como debe ser lo que hicieron, y ese mensaje debe ser para toda la sociedad.”, acotó el gobernante.

“El Pozo será el destino de todos esos delincuentes que se dedican a extorsionar, a matar, y a hacer sufrir a muchos hogares y a otros que los han dejado enlutados”, sentenció.

Asimismo, precisó que 84 mareros ya se encuentran recluidos en el módulo de máxima seguridad de la recién construida prisión en Santa Bárbara.

Más prisiones de máxima seguridad

El titular del Poder Ejecutivo dijo que se está en el proceso de construir también celdas de máxima seguridad en la prisión de Morocelí, con capacidad para 140 internos.

“Además, ya tenemos los estudios concluidos para construir la cárcel de máxima seguridad, y cuando digo máxima seguridad es que todo el complejo será así, con una característica importante: que debe de estar en un lugar tan aislado, que el que piense en fugarse tiene que saber que el simple hecho de salir de la cárcel representa un alto riesgo de perder la vida, cualquiera que sea el rumbo que tome”, explicó.

Lo anterior, reiteró el presidente, delimita lo que es un antes y un después en la vida del país.

“El país necesita orden y ese orden debe proteger a la sociedad, y el que le incumplió a la sociedad y se le hace justicia, no puede ir a un lugar desde donde va a seguir delinquiendo”, puntualizó.

“Por eso necesitamos las reformas penales”

El presidente Hernández explicó que “parte de las reformas penales, que los líderes de PAC y Libre no quieren apoyar para que el Congreso las apruebe, tienen que ver con el nuevo sistema carcelario”.

Con esas reformas se impedirían las conciliaciones como las que dieron lugar a que el pandillero Cristian Cálix, apodado “Little Sam”, que había sido recluido en El Pozo en el 2016, recuperara su libertad  “y semanas más tarde cometiera esa barbaridad en San Pedro Sula (el asesinato del periodista Igor Padilla)”, reclamó el mandatario.

“Queremos quitar de cualquier esfera de posibilidad al sistema penitenciario que se dé la figura de la pre-liberación para casos de alto impacto o de crimen organizado o relacionados con asociación ilícita”, prosiguió.

Compartió que, según un patrón encontrado por las autoridades, se descubrió que muchos que salían bajo la figura de la pre-liberación iban a cometer crímenes afuera y después retornaban a refugiarse a las cárceles.

“Algunos de ellos murieron durante la acción criminal que estaban realizando”, señaló.

Manifestó además que seguirán modernizando el sistema carcelario, el cual se había mantenido obsoleto y lejos de ayudar a la sociedad, lo cual agudizó el problema porque las cárceles se convirtieron en “escuelas y universidades del crimen”.

“Y miren qué contraste; desde la cárcel, donde supuestamente deberían de estar privados de su libertad, desde ese espacio se venían ordenando los más perversos actos de violencia contra un pueblo que ha sufrido tanto”, lamentó.

Nombre y apellido

Sobre el rechazo a las reformas, “no me queda más que decirlo con nombre y apellido: los líderes del PAC, como don Salvador Nasralla, ha sido más que claro en su posición de decir que está en contra porque él cree que el pueblo hondureño también está en contra de esas reformas penales”, declaró el titular del Ejecutivo.

Agregó que “igual lo han expresado varios líderes de Libre, particularmente su coordinador general, el ex presidente Manuel Zelaya Rosales”.

El gobernante recordó que en El Salvador hubo una negociación de un Gobierno anterior con las pandillas y en Honduras  “fue el presidente Zelaya, ustedes lo sacaron en los medios de comunicación, (quien) le dijo a su ministro de Seguridad: siéntese y vaya a ponerse de acuerdo con las maras”.

Hernández expuso que hondureños con los que él dialoga por las diferentes calles de las ciudades y pueblos del país en donde realiza giras de trabajo le preguntan por qué los líderes de estos partidos se oponen a todo lo que él propone, aún a sabiendas que es de beneficio del pueblo en general.

En este contexto, hizo un llamado a los parlamentarios del Congreso Nacional para que depongan intereses partidarios y aprueben con urgencia estas reformas penales, “porque su verdadero mandatario es el pueblo hondureño, si ustedes no interpretan esa voluntad, el pueblo la sociedad y la historia los va a juzgar”, pronunció.

“Piénsenlo, porque la gente está interpretando de qué lado están”, concluyó el titular del Poder Ejecutivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *