Deportes

Los 10 instantes que siempre recordarás de Andrés Iniesta

16-9-1996: Llegada a La Masia

El día que más ha llorado Iniesta fue cuando sus padres se marcharon a Fuentealbilla y él se quedó en La Masia. Ese día se forjó su leyenda. “Es peor día de mi vida”, confesaba en su biografía, aunque tal vez su despedida esté a esa altura. O la supere.

29-10-2002: Debut oficial con el Barcelona

Primero, Serra Ferrer le llamó para entrenar con el primer equipo. Tan perdido iba, que Luis Enrique tuvo que subirlo a su coche para que cruzara la barrera. Pero ese día, con camiseta color cava, como todas las botellas que descorchó con su talento, y el dorsal 34, debutó con el Barcelona ante el Brujas. Tenía 18 primaveras.

14-1-2004: Primer gol

Su primer gol como azulgrana tardó más que los chiquillos en despertarse por la mañana. Pero llegó. Fue ante el Levante, en la Copa del Rey, abriendo el marcador. Como debe ser. Luego, Ronaldinho (palabras mayores) y Saviola redondearon el marcador.

17-5-2006: La Champions de París

El disgusto fue grande. Rijkaard no le dio la titularidad ante el Arsenal en París. Pero revolucionó el partido. Vaya si lo hizo. Van Bommel y Edmilson no hicieron tanto como él, que dio la vuelta al partido como si fuera un suéter reversible. La segunda Copa de Europa era azulgrana.

29-06-2008: La Eurocopa de Viena

Debutó con la selección española el 27 de mayo de 2006. Fue en un amistoso frente a Rusia cerca de casa, en el Carlos Belmonte de Albacete, de la mano de Luis Aragonés. Con el técnico de Hortaleza llegó el primer éxito de la mejor selección española de siempre, la Eurocopa conquistada ante Alemania en el Ernst Happel de Viena.

6-5-2009: El milagro de Stamford Bridge

La tercera nació con un imposible. Su gol desde la nada, su remate a la desesperada, su histeria desbordada. Stamford Bridge asistió al milagro de Iniesta, a su diana desde la frontal que hizo enloquecer a este muchacho calmado. Empeine exterior derecho. De dentro hacia fuera. Parábola perfecta. Un zapatazo para la posteridad.

8-8-2009: La muerte de Dani Jarque

La alegría no fue completa. Su amigo del alma, Dani Jarque, fallecía por un fulminante ataque al corazón. No fue el único que sufrió. Fue Carles Puyol quien le dio la pésima noticia en su peor momento anímico. Once meses después, le dedicó un gol.

11-7-2010: El gol el Mundial

“Dani Jarque siempre con nosotros”. Grito al cielo. Júbilo ensordecedor. Lágrimas reprimidas. Un gol que vale un Mundial. Un gol que es un homenaje. Hoy, la camiseta de tirantes blanca, como su tez, luce en Cornellà-El Prat. La camiseta imperio que mostró al planeta tras conseguir el gol que llevó la Copa del Mundo a España.

12-6-2012: La segunda Eurocopa ante Italia

Uno, dos, tres, cuatro y cinco. Ninguno fue capaz de detenerle. La selección italiana se encontró con un Iniesta que rememoró las jugadas imposibles de Oliver y Benji, hasta conquistar la segunda Eurocopa y cerrar un ciclo de dos entorchados continentales y un Mundial con España. Es la imagen de la perfección.

21-4-2018: La Copa del Rey en el Metropolitano

Su última final con el Barcelona. Una actuación brillante personal y colectiva que mereció la ovación unánime de un estadio rendido cuando dejó su puesto a Denís Suárez. Iniesta no pudo reprimir las lágrimas, conocedor de su adiós inminente. Fue su título 31 con el club de su vida, al que añadirá el campeonato de Liga.

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *