Leganés desnuda la precariedad del Málaga.

Un dudoso gol de Pires, secundado por la conquista de Szymanowski rompieron la paridad cautelada por el notable trabajo de los porteros.

Si hay que nombrar a los responsables de que el marcador no se haya movido en Málaga durante casi 60 minutos, entonces sin duda debemos señalar a Cuéllar y Roberto, quienes fueron los encargados de cerrar sus respectivas porterías para impedir alguna conquista durante la mayor parte de la contienda.

Durante los 90 minutos de juego, ambos porteros estuvieron muy atentos en su labor, interceptando balones, aguantando los mano a mano y luciendo tapadones espectaculares que fueron ahogando uno a uno los gritos de gol en La Rosaleda.

Si bien los andaluces iniciaron el encuentro con bastante dominio, fueron los del Leganés quienes fueron evolucionando a medida que avanzaba el partido, aguantando bien el mediocampo para distribuir balones largos que fueron pillando cada vez más desprevenida a la zaga local, más no al gigante de Roberto, quien supo salvar la mala gestión defensiva en innumerables ocasiones.

A los 58′ vendría la apertura tras una falta servida desde la derecha que se encontró con una barrida de Pires en posición de adelanto dudosa. El árbitro hizo oídos sordos a los reclamos del Málaga y pitó el 0-1.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *