Las razones de la debacle del Atlético de Madrid en Champions League.

La presencia de los rojiblancos en el máximo torneo europeo pende de un hilo.

El grupo del Atlético de Madrid en Champions League apuntaba a ser difícil, pero los rojiblancos sorprendentemente han dilapidado sus opciones al no poder ganar al modesto y desconocido Qarabag. Demostrando en 180 minutos la mayor parte de problemas que viven los pupilos de Simeone esta temporada.

Los principales problemas del Atlético son:

Cambio de estadio: Lejos de parecer una nimiedad, el Atlético ha pasado primero por la tensión de vencer en sus primeros compromisos en casa, además del ansia por estrenarse como goleadores, a la extraña sensación de ser locales y parecer visitantes a la vez. Tantos años en el Calderón hacen que todavía el Metropolitano no se sienta como un hogar y se extrañen todavía ciertos aspectos de su antigua casa.

Problemas a balón parado: La pizarra era uno de los apartados donde el Atlético solía salir en ventaja con su rival, pero este año se han cambiado las tornas. Los goles contrarios le llegan por alto a la dupla formada por Simeone y Burgos.

Fragilidad en defensa: Las piezas siguen siendo las mismas que tantas alabanzas recibieron, pero ni Hernández, Juanfran, Savic, Giménez ni Godín, pese al pundonor mostrado ayer, parecen estar firmes como en otras temporadas. Es más, la impresión que desprenden es de inseguridad.

El centro del campo no construye: Koke y Saúl están menos brillantes que nunca. Este menor rendimiento no ha sido cubierto por nadie en la plantilla. Las lesiones han dado la espalda a Augusto y la inconstancia es el sello de Carraco. Por otro lado Thomas maquilló con un golazo una gris actuación, en un curso en el que deberá afianzarse como titular, mientras que Gabi no deja de ejercer de capitán de un barco que se hunde, con más corazón que cabeza.

Debilidad física: Pese a la presencia del reputado ‘profe’ Ortega entre el personal técnico, a los jugadores del Atlético han mostrado cansancio en la fase final de algunos partidos, bajando notablemente su rendimiento.

En el ataque falta movilidad y confianza: Los nervios son visibles en todos los atacantes, empezando por Vietto, Gameiro y Griezmann, desquiciados y desanimados por la falta de gol, sin la alegría que siempre han mostrado. Especialmente el ‘7’, casi desconocido en este mes y medio de competición. Correa es el único que ofrece soluciones en el ataque ante los últimos fogonazos de Torres.

Este es más o menos el cóctel que tiene Simeone sobre la mesa, el cual también tendrá algo de responsabilidad, especialmente por el agotamiento que puede suponer un proyecto que exige y exprime tanto a los pupilos.

Related posts

Leave a Comment