Las dudas de Zidane: James, Lucas, Asensio… o el 4-3-3

Zidane le da vueltas a la cabeza. No cuenta con Kroos, ni con Casemiro, Pepe y Morata, teme por Benzema (que ya se entrena con el grupo), tiene enfrente al único que equipo que ha sido capaz de ganarle en Liga, el que más puntos le ha quitado al Real Madrid en los últimos años y una duda le asalta cada vez que encara la pizarra en la que prepara los partidos: Ser fiel a su 4-3-3, innegociable hasta el momento, o proteger al equipo en el medio.Las características del rival invitan a solicitar refuerzos en el centro del campo, pero las ausencias no dejan mucho a la imaginación en esa franja. La opción más lógica para Zidane, si pretende saturar de hombres esa zona, sería la de colocar a Lucas en la derecha y a Bale en la izquierda, una alternativa que ya ha ensayado en algún encuentro durante la temporada. Pero la entrada del extremo español supondría una salida del once, que podría ser la del tocado Benzema, ya que parece claro que Kovacic y Modric serán los guardianes del equilibrio en la medular y que Isco tendrá un lugar en el once.
Pero más que el esquema, a Zidane le pueden preocupar los nombres. Saber qué jugadores, a pesar del dibujo, le aportarán trabajo en la trinchera favorita del Atlético, el centro del campo. Es entonces cuando, además de Lucas, Asensio y James se apuntan al casting de Zizou. Su entrada implicaría colocar las chapas de un modo menos ‘estético’ pero igual de efectivo para lograr el objetivo. El mallorquín y el colombiano aportarían más posesión en el medio y presencia ofensiva, siempre teniendo en cuenta que Bale y Cristiano ocuparían las posiciones de ataque.El dilema no es nuevo y se parece mucho al que ya tuvo que afrontar en su primer derbi, en el Bernabéu, la temporada pasada. Entonces, con un equipo mermadísimo por las bajas, alineó un centro del campo poblado con Modric, Kroos, Isco y James para dejar la delantera a Cristiano y un tocado Benzema, que tuvo que dejar su sitio en el descanso a Borja Mayoral.Benzema ha regresado al trabajo con el grupo, pero sigue sin tener segura su presencia en el Calderón. Ello sumado a la baja de Morata, quien hubiera sido su sustituto natural sin tener que revisar el habitual 4-3-3, obliga a Zidane a reinventarse, a realizar un casting para encontrar al jugador más adecuado para confrontar a un Atlético de Madrid que tiene en su centro del campo su mejor virtud.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *