Honduras somo para ti

Honduras somo para ti

Deportes

La rebelión de Iniesta

El manchego reta al tiempo y vive su mejor momento del curso mientras Valverde busca su cohabitación con Coutinho

Piqué, que arrastra molestias en la rodilla, entra finalmente en la lista

«Parecía que estaba acabado». Andrés Iniesta, que en mayo cumplirá 34 años, no tuvo problema alguno en abrirse en canal para desnudar esa trituradora llamada fútbol profesional. «Pero soy yo quien sabe cómo me siento y cómo tengo la cabeza. Soy consciente de mis posibilidades. Y cuando éstas bajen, se acabará. Ahora, lo que hago es disfrutar al máximo».

El día en que el centrocampista manchego firmó esa renovación vitalicia por la que podrá escoger, cómo y cuando quiera, el momento de dejar el club de su vida, también se quitó un peso de encima. Durante semanas, incluso meses, vio que quizá sobraba. Que si Luis Enrique minimizaba su participación, en realidad, era porque el asturiano comenzaba a advertir el ocaso de una carrera. Pero ahí sigue Iniesta, revitalizado al amparo de la confianza de Ernesto Valverde y dispuesto a desafiar a la industria. La misma que pretendía avanzar ese relevo generacional que debería desembocar en Coutinho, el fichaje más caro de la historia del Barcelona.

Iniesta acumula ya en sus piernas 1.760 minutos de juego. La temporada pasada, a estas alturas, a duras penas había superado los mil (1.075). Desde la llegada de Coutinho, y a partir de que el brasileño ha estado disponible para competir tras superar su lesión, Iniesta no ha visto reducida su participación. Todo lo contrario.

Exhibición en el derbi en Cornellà

El manchego ha sido titular en los cuatro últimos partidos (los de Liga frente al Alavés y el Espanyol, además de la vuelta de los cuartos de Copa frente a los blanquiazules y el de ida de las semifinales del mismo torneo frente al Valencia). No sólo eso. En el último derbi disputado en Cornellà, y pese a las deficientes condiciones de un terreno de juego, fue el futbolista azulgrana que más veces intervino en el juego (103 veces) y quien mayor efectividad de pase tuvo (89,2%). Coutinho, quien por vez primera compartió terreno de juego con el manchego durante los 90 minutos (fueron 66 el día del Alavés y sólo 14 contra el Valencia), intentó mostrarse participativo como falso extremo izquierdo por delante de Iniesta. Incluso disparó una vez al larguero. Sin embargo, mientras que el centrocampista de Fuentealbilla completó hasta ocho regates que ofrecían superioridad, el brasileño, tímido, sólo salió indemne en uno. Erró los otros dos que intentó.

Una vez ha quedado claro que no hay motivo alguno para la pérdida de presencia de Andrés Iniesta en su parcela de interior zurdo, a Ernesto Valverde no le queda otra que encontrar el acomodo adecuado a Coutinho. Y con una premisa innegociable para el técnico. Nada debe torcer el equilibrio, formalizado en fase defensiva en un 4-4-2, que ha hecho del Barcelona uno de los equipos más fiables de Europa.

Los mejores minutos de Coutinho con el Barcelona fueron precisamente los primeros. Sí, la noche en la que sustituyó a Andrés Iniesta en la vuelta de Copa frente al Espanyol y pudo desplegar su juego como volante izquierdo, el coto privado del manchego. En la siguiente cita, Valverde incluyó a ambos en el equipo inicial, por lo que tocaba movimiento. El ex del Liverpool, arrimado esta vez a la banda derecha, su posición en la selección brasileña, quedó desconectado por completo.

Un pivote escoltado por músculo

En la ida copera frente al Valencia, en los 32 minutos en los que estuvo en el campo, Coutinho jugó primero en la derecha (en el lugar de Aleix), para pasar otra vez a la izquierda. Sí, acababan de sustituir a Iniesta.

La última prueba de cohabitación en el derbi de Cornellà tampoco acabó de funcionar. Coutinho debía ocupar el extremo zurdo en el 4-3-3 ofensivo, pero ello implicó a su vez que Iniesta tuviera que arrimarse demasiado a Busquets en el repliegue. Cuando lo que quiere Valverde es que el pivote sea escoltado por músculo, bien el de Rakitic, bien el de Paulinho.

Hoy, día en que el Barça tendrá que defender el 1-0 de la ida en Mestalla para disputar su quinta final de Copa consecutiva, Valverde tendrá una nueva oportunidad para dar con el remedio. Y lo hará con la satisfacción de poder incluir a Piqué en la lista, pese a las molestias en la rodilla que llevaban a los médicos a reclamar cautela hasta Stamford Bridge.

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *