Deportes

La eliminación reveló el distanciamiento que vive el camarín de la selección chilena.

El mensaje de la mujer de Claudio Bravo y su posterior respuesta parecen indicar un quiebre en la llamada Generación Dorada.

Ya consumada la eliminación de la Selección chilena del Mundial de Rusia 2018, la mujer de Claudio Bravo, Carla Pardo, utilizó sus redes sociales para enviar un fuerte mensaje a algunos jugadores que “se iban de fiestas e incluso no entrenaban de la borrachera que llevaban”, lanzó en Instagram. “A quien le quepa el sombrero que se lo ponga y que se deje de andar llorando”, complementó tras la dura derrota ante Brasil, en Sao Paulo.

Los dichos de la esposa del arquero del Manchester City vienen a confirmar algo que los referentes de La Roja siempre negaron: el tenso ambiente que se vive al interior del camarín del representativo nacional.

Luego fue el propio capitán quien salió a respaldar las fuertes acusaciones de Pardo. “No creo que sea algo que genere tanto ruido, han salido un sinnúmero de episodios en nuestra selección que gracias al éxito han estado tapados, pero no me inquieta en lo absoluto. Son cosas que suceden y cada persona sabe donde los zapatos aprietan y cada uno se debe hacer cargo de cómo actúa y como se presenta para vestir esta camiseta”, dijo el formado en Colo Colo antes de partir a Inglaterra para unirse a la disciplina del equipo de Pep Guardiola.

Finalmente fue Gary Medel quien le respondió a la mujer del ex Barcelona. “No, yo nunca he visto a un compañero borracho, yo no lo he visto. Yo creo que todos mis compañeros que han estado en la Selección han entrenado de buena forma y se han roto el culo como todos sabemos“. Otros como Alexis Sánchez o Eduardo Vargas optaron por el silencio…

Gracias por todos los lindos momentos mi selección gracias mi capitán America por todo lo vivido. Fue realmente hermoso. Pero cuando se ponen la camiseta tiene que ser con profesionalismo. Yo sé que la mayoría se pelaron el culo, mientras otros se iban de fiestas e incluso no entrenaban de la borrachera que llevaban. A quien le quepa el sombrero que se lo ponga y que se deje de andar llorando. Por qué ahora es un país entero el llora. Aquí te esperamos con los brazos abiertos mi capitán.

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *