La cuesta Moramulca ya está lista en un 98%

San Isidro (Choluteca), 13 de agosto. La reconstrucción de la cuesta Moramulca, ubicada en un tramo de 15 kilómetros de carretera entre el desvío a San Isidro y la región de El Ocotal, rumbo a la zona sur de Honduras, está finalizada en un 98% y ya sólo se trabaja en readecuar las áreas donde se encuentran las fallas geológicas.
 
La obra fue supervisada hoy por el presidente Juan Orlando Hernández, con el objetivo de conocer los avances y los periodos de entrega del proyecto, que forma parte vital del corredor del Pacífico y Logístico, y de la infraestructura vial que se construye en todo el país.
 
“Esta de una de las obras más grandes de Honduras y es importante; es una buena noticia la que me dan, que se puede terminar antes de tiempo”, le dijo el presidente Hernández a una comisión de la compañía constructora Sermaco que lo recibió y lo puso al tanto de los avances de la obra.
 
“Esperamos que la obra se pueda concluir a finales de mayo, porque se avanza cada tres días a razón de 25 metros en las excavaciones, en especial en la falla geológica del desvío a Reitoca, pero por lo demás esperamos concluir en mayo”, aunque según el contrato la fecha es en agosto, manifestó el gerente de Sermaco, Roberto Avilés.
 
Por su parte, el ingeniero Daniel Matay, también de la empresa, informó que “la obra la tenemos concluida en un 98% donde requiere concreto hidráulico, apenas nos falta un 2%, que es donde estamos trabajando para fortalecer las zonas con fallas geológicas”.
 
Asimismo, manifestó que la obra está planificada para entregarse en agosto; sin embargo, se busca hacerlo meses antes, dado que se trabajan las 24 horas al día en los últimos tramos de tratamiento de las fallas geológicas.
 
No se arreglaba desde 1990
 
Don Santos Núñez, quien vive en el desvío hacia San Isidro y San Antonio de Las Flores desde hace más de 40 años, recordó que “la carretera fue construida en 1990, en la gestión de Rafael Leonardo Callejas, y desde entonces no la arreglaban”.
 
“Teníamos más de 25 años esperando que arreglaran la calle y hoy la vemos como una obra que no podemos describir”, dijo Moisés Fúnez, mientras observaba cómo el mandatario se alejaba de la zona para proseguir con su recorrido de supervisión hacia la comunidad de Jícaro Galán.
 
A unos cuantos metros, en la puerta de su casa, don Santos Núñez también reconocía que “la obra es muy importante para nosotros, y es algo que esperamos todos estos años; esta calle era un martirio y hoy es de lo mejor del país”.
 
Luego las calles de zonas productivas
 
Hernández luego reconoció que de ahora en adelante solo quedan pendientes los tramos carreteros entre La Ceiba y Trujillo, Tegucigalpa a Danlí y Nueva Ocotepeque a Agua Caliente, para concluir con las carreteras que fortalecerán las zonas de comercio y por ende de mayor tránsito de vehículos a nivel nacional.
 
El mandatario, en su conversación con los representantes de la compañía supervisora, adelantó que al concluir con estos proyectos de infraestructura vial y los principales corredores “trabajaremos en las calles de las mayores zonas productivas del país, entre estas, las de zonas cafetaleras”.
 
Dentro de esas zonas mencionó La Lodosa, en El Paraíso, y la ubicada entre Lepaera y Atima, en el occidente del país, por mencionar algunas que requieren procesos de reconstrucción.
 
El presidente Hernández supervisó este martes el avance de obras en la CA-5 (carretera al sur) y el Corredor del Pacífico, con el objetivo de garantizar la seguridad de miles de hondureños que se desplazarán durante las vacaciones de verano.
 
Se estima que la obra beneficia a 813,757 pobladores de municipios en toda la ruta desde Jícaro Galán hasta Germania en el Distrito Central.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *