Juan Gabriel espera la autorización del presidente de México para poder reaparecer.

El 7 de enero fue marcado en el calendario como el día que Juan Gabriel regresaría de la muerte después de que así lo anunció su ex secretario particular Joaquín Muñoz, pero no volvió. Hizo falta la autorización del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

Así lo confirmó el periodista mexicano Jorge Carbajal, quien sostiene haber visto vivo a Alberto Aguilera Valadez (nombre real del cantante). En un video que publicó en su canal de YouTube, donde ha dado seguimiento a la noticia, explicó por qué Joaquín Muñoz primero mencionó el 15 de diciembre y luego el 7 de enero como los días del regreso del cantante.

“Joaquín dio fechas y les voy a decir por qué. No había dicho esto porque no lo tenía autorizado, pero ya me autorizaron”, expresó al contar que el 15 de diciembre fue una fecha que la administración de AMLO le dio a Muñoz como posible para encontrarse con Juan Gabriel.

“Desde junio de 2018, Joaquín Muñoz entregó una carta escrita de puño y letra por Juan Gabriel a Andrés Manuel López Obrador, quien fue a San Luis Potosí como parte de su campaña electoral por la presidencia”.

“Ahí Joaquín le entregó una primera carta, en la que Juan Gabriel le contó claramente al presidente de México, con lujo de detalles, cuál es su situación, qué fue lo que pasó, por qué fingió su muerte, de quién se está cuidando”.

En la carta, guardada en un sobre con la leyenda “Para el próximo presidente de México“, en señal de apoyo a López Obrador, Juan Gabriel le pidió una cita para platicar personalmente sobre su regreso casi tres años después de haber fingido su muerte.

La segunda carta fue entregada en diciembre de 2018, “cuando López Obrador fue a Jojutla, Morelos, muy cerca de donde vivía Alberto. Joaquín buscó al presidente y le entregó una segunda carta de puño y letra de Alberto Aguilera Valadez”, en la que le pedía una cita personal.

“Una de las fechas que tentativamente había dado presidencia eran después del 15 de diciembre, por eso Joaquín dijo que el 15 de diciembre. A Alberto le hubiera gustado aparecer este 7 de enero, en su cumpleaños”

Jorge Carbajal no dudó cuando expresó: “Su vida depende de la reunión con el presidente de México. Está en riesgo su vida, por eso Juan Gabriel requiere que el presidente de México le de una fecha para reunirse”.

“Ojalá que la presidencia se ponga en contacto con Joaquín y puedan darle una fecha de reunión entre Juan Gabriel y Andrés Manuel López Obrador“, sentenció.

Joaquín Muñoz había dicho desde diciembre que Juan Gabriel reaparecería “con una persona muy importante”, pero nunca confirmó que se refería a López Obrador.

Desde noviembre surgió la versión de que Muñoz se puso en contacto con López Obrador para ayudar al regreso de Juan Gabriel. Hasta después del 15 de diciembre el amigo del cantante reveló que había saludado al presidente de parte del artista.

Relató que durante la visita de AMLO a Jojutla, Morelos, Alberto le pidió “que fuera a saludar al presidente. Fui y le dije: ‘Señor presidente, Juan Gabriel lo manda saludar, está a 40 minutos de aquí’. Como se hizo un borlote, fue todo rápido, pero él me conoce a mí, entonces él recibió el saludo de Juan Gabriel y él sabe que sí es, porque yo se lo dije”.

El que fue secretario particular de Juan Gabriel hasta mediados de la década de los ochenta sostuvo que el artista reaparecería “con una persona muy importante, y no habrá duda de nada, con eso será suficiente para que no digan que no es”.

Pero Jorge Carbajal ya confirmó que Muñoz se refería a Andrés Manuel López Obrador, quien fue cuestionado hace unos días sobre Juan Gabriel y respondió brevemente: “Juan Gabriel,esté donde esté, es un ídolo de México”.

La ayuda que solicitaron al presidente de la República no solo es para proteger la vida del cantante, sino por las implicaciones legales que podrían surgir por haber fingido su muerte, destaco Infobae.

Se trataría del delito de falsificación de documentos y certificados de defunción, que en México se castiga con entre 3 y 18 meses de prisión. El funcionario público que extienda un certificado falso pasaría entre 3 y 24 meses en prisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *