Israel Fernández: trabajo y dedicación.

Hay cantaores que se descubren a sí mismos a base de trabajo y dedicación. Es el caso de Israel Fernández, un talento natural que por la mañana anunciaba que iba a cantar “dos saetas” desde el balcón del Ayuntamiento, dos pinceladas porque era el protagonista del concierto nocturno. Así que hizo honor al chupinazo y tras llenar la plaza con su voz anunció que se despedía por bulerías. Pim, pam. En el balcón de la Perla, Yoni Camacho y David Escudero, los componentes de Sonakay, que se definen como muy vascos y muy gitanos, desgranaban un repertorio que incluía a Leo Ferré y Leonard Cohen en español con Esa no es manera de decir adiós, para finalizar con Txoria txori de Mikel Laboa.

Bettina Flater es noruega. Se pasó 15 años estudiando guitarra en España, suficientes para interpretar Fantasia para taranta en la que confesó que se toma libertades con el palo original. “Es que soy guiri y soy mujer” luego presentó al violinista Vic Guadiana.

Un ratito antes, Faustino Núñez llenaba la sala con la conferencia Comprender flamenco, en la que el musicólogo narra con mucha ciencia y cuarto y mitad de arte algunos de los secretos del flamenco. Al mismo tiempo se proyectaba el documental de Joaquín Calderón Arte flamenco on fire que está recibiendo elogios emocionados.

Related posts

Leave a Comment