IGP advierte sobre “caída gradual y sostenida de la paz” en el mundo.

Tegucigalpa. El Instituto de Paz y Economía ha alertado, en su último informe del Indice Global de Paz 2018, un deterioro casi generalizado en la paz mundial.

 

De acuerdo al reporte, desde 2008, el puntaje promedio de país se ha deteriorado en un 2,38 por ciento.

 

“Durante este período de tiempo, solo hubo dos años en los que mejoró la paz mundial”, dice textualmente.

 

La caída de la paz en el decenio fue causada por una amplia gama de factores, entre ellos el aumento de la actividad terrorista, la intensificación de los conflictos en Oriente Medio, el aumento de las tensiones regionales en Europa oriental y el noreste de Asia y el aumento del número de refugiados y las tensiones políticas en Europa y los Estados Unidos.

 

Compensando este deterioro y contrario a la percepción pública, hubo mejoras en muchas de las medidas de militarización, con una reducción consistente del gasto militar como porcentaje del PIB para la mayoría de los países, así como una caída en la tasa de personal de los servicios armados en la mayoría de los países del mundo.

 

Los menos pacíficos

La región de Medio Oriente y el Norte de África sigue siendo el área menos pacífica del mundo. Es el hogar de cuatro de los diez países menos pacíficos del mundo, sin ningún país de la región con un puesto más alto que el 40º en el IGP.

 

Asia meridional, que es la segunda región menos pacífica, también experimentó un pequeño aumento de la paz.

 

Europa se deteriora

Las cuatro regiones más pacíficas del mundo (Europa, América del Norte, Asia-Pacífico y América del Sur) se deterioraron.

 

Europa, que ha sido la región más pacífica del mundo desde que comenzó el índice, se deterioró en su estado de paz por tercer año consecutivo, en gran parte debido a la inestabilidad política debido al aumento de partidos políticos alternativos y al sentimiento contrario a la Unión Europea, aumento del impacto terrorista y aumento de las percepciones de criminalidad.

 

Cuatro de los cinco países que experimentaron las mayores mejoras en términos de paz se encuentran en el África subsahariana, a pesar de que la región experimentó un leve deterioro en su paz general en 2017.

 

Los 23 indicadores

El Indice Global de Paz mide más que solo la presencia o ausencia de guerra. Establece la ausencia de violencia o el temor a la violencia en tres aspectos: Seguridad y protección, Conflicto en curso y Militarización.

 

La paz mundial se deterioró en los tres aspectos durante el año pasado, siendo mayor el deterioro en el aspecto “Conflicto en curso”.

De los 23 indicadores de IGP, nueve registraron un deterioro, ocho mejoraron y cinco no registraron cambios con respecto al año anterior.

 

España a pique

En Europa, las tensiones en torno al referéndum sobre la independencia celebrado por el gobierno regional de Cataluña en España dieron lugar a tensiones políticas elevadas, lo que provocó que España cayera diez puestos en el ranking.

 

Catorce países europeos ahora tienen una intensidad de conflicto interno mayor a 1. Un puntaje de 2 en este indicador significa la existencia de disputas latentes en la sociedad, con diferencias significativas sobre asuntos definibles de importancia nacional.

 

Medio oriente convulsiona

En Medio Oriente y África del Norte, la presión ejercida sobre Qatar por Egipto, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Bahréin ha aumentado el potencial de inestabilidad y ha llevado a Qatar a sufrir el mayor deterioro en el IGP de 2018, cayendo 26 lugares al 56 en el índice.

 

En otras partes de la región, la intensidad del conflicto disminuyó un poco, después de años de presión interna implacable, debido principalmente a las mejoras en Iraq.

 

En el África subsahariana, la intensidad del conflicto interno aumentó en la República Democrática del Congo (RDC), Togo y Lesotho, y la RDC en particular experimentó un aumento significativo de la violencia y la actividad rebelde en todo el país.

 

Tensiones políticas

En el aspecto de “Seguridad”, este tuvo el segundo mayor deterioro de los tres aspectos que dominan el IGP en 2017, aunque hubo más países que mejoraron (83) que deteriorados (78).

 

El movimiento más notable en este campo ocurrió en el indicador de “escala política de terror”, con 42 países en deterioro en comparación con 29 que mejoró.

 

De acuerdo al informe, esta tendencia de violencia política rompe la tendencia de 10 años que había experimentado una mejora moderada en este indicador. De hecho, el informe afirma que este es el mayor número de países (42) que se han deteriorado en este indicador año tras año desde el inicio del índice.

 

Crece percepción de criminalidad

También hubo un deterioro significativo en las percepciones del indicador de criminalidad, más notablemente en Europa, donde tanto Suecia como Dinamarca vieron caer sus puntajes.

 

Suecia experimentó más de 300 disparos en 2017, con informes de ataques contra personal de emergencia, personal del hospital y oficiales de policía.

 

En Dinamarca, las percepciones públicas sobre la violencia han aumentado, y más de las tres cuartas partes de los encuestados por el Ministerio de Justicia informaron que consideraban que el crimen violento había aumentado en los últimos cinco años.

 

Dinamarca es ahora el único país escandinavo clasificado entre los diez primeros en el IGP.

 

Militarización y el impacto en la ONU

Aunque el indicador de militarización se deterioró en promedio durante el año pasado, la tendencia a largo plazo muestra una mejora en la última década.

 

En el último año, el deterioro fue causado principalmente por un menor número de países que pagaron sus cuotas de mantenimiento de la paz de la ONU. Sin embargo, este indicador puede variar sustancialmente de un año a otro con la tendencia de los diez años que muestra que más países están al día con sus pagos.

 

El puntaje promedio en los indicadores de importaciones de armas y exportaciones de armas mejoró levemente, con 80 países reduciendo sus importaciones de armas per cápita en comparación con el año anterior.

 

El indicador de exportaciones de armas sigue reflejando la distribución geográfica desigual de la industria mundial de armamentos, y solo el 35% de los países exportó armas durante los últimos cinco años.

 

De los 11 países con los niveles más altos de exportaciones de armas per cápita, ocho se encuentran en Europa, mientras que el resto son Estados Unidos, Rusia e Israel.

 

El gasto militar como porcentaje del PIB continuó su declive de una década, con 88 países registrando una mejora en comparación con 44 que sufrieron un deterioro.

 

Aunque hubo un ligero deterioro en la tasa promedio de personal de los servicios armados en 2018, muchos más países mejoraron (118) versus los que se deterioraron (33).

 

En el caso de América Central y el Caribe, el informe dice que “El mayor desafío para la paz en Centroamérica y el Caribe es el crimen y la corrupción. Durante los últimos ocho años, la región ha tenido las peores puntuaciones en el índice de homicidios, delitos violentos y percepciones de criminalidad. A pesar de estos desafíos, sigue siendo la cuarta región más pacífica del mundo”.

 

“Las amenazas a la paz están profundamente arraigadas. El problema central de la región es el crimen organizado, desde el narcotráfico transnacional en México y partes del Caribe hasta las pandillas callejeras depredadoras en países como Nicaragua, Honduras y Jamaica que han logrado corromper las fuerzas del orden público y el cuerpo político”.

 

Conclusiones

En resumen, “el IGP de 2018 revela un mundo en el que las tensiones, los conflictos y las crisis que surgieron en la última década siguen sin resolverse, lo que da como resultado esta caída gradual y sostenida de la paz”.

 

Aunque en algunos casos los conflictos de larga data han empezado a disminuir, las causas subyacentes de muchos de estos conflictos no se han abordado, y el potencial de que estalle la violencia sigue siendo muy real.

 

También han surgido nuevas tensiones, como el aumento de la militarización y las tensiones políticas en el noreste de Asia.

 

Además, las medidas de Paz Positiva se han deteriorado levemente en los últimos tres años.

 

La Paz Positiva es un fuerte indicador principal de la paz futura, con grandes deterioros en la Paz Positiva que se relacionan estadísticamente con posteriores caídas en la paz.

 

A menos que estas causas subyacentes se aborden de manera sistémica, y se apoyen las actitudes, instituciones y estructuras que construyen y sostienen sociedades pacíficas, parece probable que el deterioro general en la paz visto durante la última década continuará.

 

DATOS DE INTERES

  • En la última década, 42 países han experimentado un deterioro en la intensidad de sus conflictos internos, el doble del número de países que han mejorado.

 

  • 102 países gastaron menos en el ejército como porcentaje del PIB durante la década. El gasto militar medio del país ha disminuido ligeramente desde 2008, del 2,28% del PIB al 2,22% en 2018.

 

Related posts

Leave a Comment