Hay Semedo para rato: “el Barcelona es como un balneario”

El portugués se consolida como lateral derecho de un cuadro azulgrana que le percibe como un jugador válido para muchos años.

ANÁLISIS

Solo hay un Dani Alves pero Nélson Semedo puede seguir sus pasos muy de cerca. El brasileño llegó el verano de 2008 después de que el club desembolsara 30 millones de euros fijos además de otros 10 variables y a pesar de que hubo críticas por el dispendio realizado por un carrilero, se hizo suya la banda derecha del Barcelona durante ocho temporadas. Cuando se fue el verano de 2016 su banda quedó huérfana hasta hace pocas semanas, cuando se fraguó la contratación del portugués, que ha costado prácticamente lo mismo que el brasileño.

Por ese motivo también hubo que escuchar críticas, especialmente después de que el Barcelona renunciara a su primera opción para el lateral derecho, Héctor Bellerín. Semedo, sin embargo, vive al margen de ello y se centra en “hacer mi trabajo y devolver la confianza que me han dado” en un equipo al que quiere dar “el triplete” según admite ante el micrófono de Goal. “Lo quiero todo” sentencia Semedo, consciente de que en el Barcelona la exigencia es máxima.

Aun así, no está sufriendo en su adaptación. “Me siento muy bien” explica para añadir que “creo que estoy ya adaptado porque es un equipo fácil”, en el que “los mejores del mundo” también lo son cuando no hay partido oficial, según cuenta. “Son unos cracks todos, sin excepción, y además son muy atentos y me ayudan mucho” expresa con visible cara de satisfacción después de destrozar a la Juventus en el estreno en la Champions League.

A Semedo, de hecho, se le ve radiante y no solo por el 3 a 0 frente al campeón italiano. “Estar en el Barcelona es como ir a un balneario, es difícil llegar a un vestuario así pero una vez estás dentro, ves que te lo ponen muy fácil todo” insiste este portugués que, como André Gomes, tiene el placer de coincidir con Cristiano Ronaldo en su selección y con Leo Messi en su club. Pero no da pasos en falso. “Para mí son dos jugadores de otro planeta y es una gran felicidad poder compartir vestuario con ambos” expresa, bien consciente de que inclinarse por uno u otro puede desatar una tormenta en Barcelona o en Portugal.

Si acaso, el portugués se centra en “disfrutar” tras un arranque que despertó dudas en un sector de la afición al empezar de suplente frente al Real Madrid en el Camp Nou. Ernesto Valverde buscaba protegerle y, descontento con la actuación de Aleix Vidal, le alineó en el once del Santiago Bernabéu. Y de ahí no se ha movido con la única excepción del partido frente al Alavés, cuando Sergi Roberto regresó a un carril derecho que saboreará poco esta temporada. Porque con Semedo se han acabado las urgencias.

Related posts

Leave a Comment