Sin-título-100

Sin-título-100

Sin-título-100

Sin-título-100
Deportes

GP Australia F1 2018: Susto para empezar en McLaren debido a una avería en los escapes

La puesta de largo del Mundial 2018 no despejó los motivos de preocupación para Fernando Alonso, que debió parar en boxes durante la primera sesión libre por culpa de un problema en los escapes de su MCL33. Un contratiempo muy similar al sufrido durante uno de los primeros test de pretemporada en Montmeló.

La avería en el escape también afectó al monoplaza de Stoffel Vandoorne, lo que obligó a un esfuerzo extra a los mecánicos de Woking. El gesto torcido de Zak Brown, jefe del equipo, evidenciaba la preocupación en el garaje. Hay que recordar que el pasado lunes, Eric Boullier anunció que todos los problemas de Barcelona se habían.

 

Tras esa la primera tanda, el mejor tiempo de Alonso fue 1,8 segundos más lento que el de Lewis Hamilton (1:24.026). Después, el hueco se quedó en 1,2 segundos, casi la mitad de lo registrado en 2017. “Perdimos un poco de tiempo en la primera sesión con algunos problemas, pero hemos conseguido recuperar todo en la segunda, y ahora tenemos que analizarlo todo para conseguir el mejor conjunto para el sábado”, admitió el asturiano, octavo en la tabla y únicamente sorprendido por el Haas de Romain Grosjean. El equipo estadounidense, con propulsor Ferrari y un chasis casi calcado al de la Scuderia en 2017, prolongó las magníficas sensaciones de la pretemporada.

Bottas y Raikkonen

Carlos Sainz, undécimo al volante del Renault, tampoco decepcionó en el soleado viernes en Albert Park, con casi 30º en el aire y más de 40º sobre el asfalto. El habitual arranque veraniego del Mundial, con muchos aficionados regresando de la playa y ambiente festivo en las gradas. Tan tradicional como el dominio de Mercedes, que mostró, casi sin querer, su superioridad sobre Ferarri y Red Bull.

Únicamente Valtteri Bottas sufrió un par de apuros durante la segunda sesión. El W09 del finlandés probó el tacto de la grava para no chocar con Kimi Raikkonen, casi parado en la línea de la trazada. Hamilton, tres décimas más lento que el viernes del curso pasado, parecía ir en carroza. O en monopatín, como el que dejó a muchos boquiabiertos en el ‘paddock’.

Impredecible Stroll

Las simulaciones de carrera de Lewis evidenciaron el colchón que aún mantiene respecto a sus perseguidores. Con neumáticos ultrablandos, el ritmo del campeón (siempre en torno a 1:28), resultó inabordable para los aspirantes. Ni la bandera roja en el tramo final de la segunda sesión, provocada por un error en el cable que registra los tiempos en la línea de meta, truncó sus planes.

De momento, para encontrar algún contratiempo en los motores alemanes hay que preguntar en Williams. Ya con la bandera a cuadros en pista, cuando se sucedían los simulacros de salida, el impredecible Lance Stroll debió bajarse del coche, víctima de un problema de refrigeración. El sábado, durante la sesión de clasificación, se aguarda lluvia en Albert Park. Quizá sólo así se puedan reducir las distancias con los grandes favoritos.

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *