La batalla del software ya no es suficiente para algunas compañías. El hardware es esencial en los dispositivos (ya sean móviles, ordenadores y centros de computación para la inteligencia artificial, por ejemplo), y hay muchas compañías que están buscando la manera de independizarse de las gigantes de la industria, como Intel, Qualcomm y Nvidia.

Apple es una de ellas. Los de Cupertino diseñan y fabrican sus propios chips, y parece que tras zanjar la relación con Qualcomm para los modems 5G, también podrían dar portazo a Intel para empezar a fabricar sus propios modems para los iPhone del futuro. Cuando más control tienes del hardware, mejor puedes implementar el software, y Google podría ser la siguiente que deje de depender de otras compañías, al menos al 100% en algunos ámbitos.

Y es que, los de Mountain View han llegado a un punto en el que tienen controlado cada ”milímetro” de su software, y lo que les queda es hacer que ese software se adapte lo mejor posible a sus dispositivos. La respuesta a eso pasa por diseñar y fabricar sus propios chips, y parece que Google ha contratado a 16 ingenieros expertos de compañías como Intel, Nvidia y Qualcomm.

El objetivo es montar un gran laboratorio en la India para diseñar y fabricar sus propios chips (un movimiento curioso en plena campaña tecnológica del America First, impulsada por los agresivos aranceles de Trump). Además de los cuatro ingenieros, hay cuatro personas encargadas de seguir ”ojeando” la industria en busca de expertos, por lo que es muy probable que el equipo se amplíe en un futuro.

¿Esto quiere decir que el Pixel 4 tendrá un chip de Google y no uno de Qualcomm? No, necesariamente. Y es que, Google no es nueva en esto del hardware, como demuestran sus unidades de inteligencia artificial, y podría querer fabricar sus propios chips… para cualquier cosa, desde unidades de computación para la inteligencia artificial (y así dejar de depender de Intel y Nvidia) o modems 5G para sus móviles.

Claro está, también está sobre la mesa la posibilidad de crear sus propios procesadores para, como hace Apple, alimentar sus tablets y móviles, creando un futuro interesante en el que un Pixel con un SoC propio tenga Android y compita contra Samsung y sus Exynos, Huawei y sus Kirin, los móviles con MediaTek y las decenas de dispositivos con chips Snapdragon.

Volviendo a Apple, ese control total de la compañía podría traducirse en el rumoreado futuro de ordenadores MacBook con chips ARM diseñados y fabricados por Apple. De la manera que sea, está claro que Google quiere dejar de depender de las compañías de hardware, al menos en algunas áreas.

[Fuente: The Verge]