El Madrid entierra la maldición italiana

No hace mucho tiempo, jugar ante un equipo italiano era una pesadilla para el Real Madrid. Con la eliminación en las semifinales de la 14-15 ante la Juve, los blancos firmaban ocho temporadas consecutivas cayendo ante equipos transalpinos. El Milan, la Juve, el Inter… El Calcio era junto al Bayern de Múnich su bestia negra en Europa.La tendencia, sin embargo, empezó a cambiar la temporada pasada. Primero en octavos de final ante la Roma, equipo al que el Real Madrid eliminó de un plumazo. Un 0-2 en la ida y un 3-0 en la vuelta puso fin a una maldición que duraba ya más de una década.

Pero el idilio con Italia fue a más. Llegó la final de la Champions, en San Siro, y el Madrid volvió a reinar en Europa. Enfrente no estaba el Milan, pero los blancos se presentaron ante el Atlético con una estadística más que pesada: ningún triunfo en San Siro. Y es verdad que siguió la mala racha, porque los blancos empataron a uno, pero la Champions voló destino a la Cibeles gracias a la tanda de penaltis.

Y ahora, Nápoles. Y por delante, antes de saltar a San Paolo, otra estadística negativa a romper. El Madrid nunca había ganado dos partidos consecutivos en territorio italiano. El balance total era para echarse a temblar: cinco victorias en 31 partidos. Pero los blancos están de dulce en Italia, está claro. Porque tras una de las peores primeras partes de los últimos tiempos -posiblemente la peor de la era Zidane-, los blancos se volvieron a Madrid con otro triunfo. Un 1-3 que acaba definitivamente con los fantasmas de Italia y que les permite por séptimo año consecutivo disfrutar de los cuartos de final de la Champions. En el bombo del próximo día 17, posiblemente sólo quedará un equipo transalpino, la Juventus, que se impuso en la ida ante el Oporto por 0-2.

Rey zidane

Otro que sale reforzado de su visita a Italia es Zidane, que se mantiene invicto ante el Nápoles -nunca llegó a perder como jugador en San Paolo- y que presenta una hoja de servicios casi inmaculada en la Champions. Tras 15 encuentros en la máxima competición contintental, el entrenador francés sólo ha cosechado una derrota, la de la ida de cuartos de la temporada pasada ante el Wolfsburgo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *