El lustro prodigioso del Real Madrid

En medio de la eclosión de los clubes disparados por los petrodólares y frente al mejor Barcelona de la historia (liderado por Messi) y el rocoso Atlético de Simeone, el Real Madrid ha despegado con furia en la Champions. Su logro de este martes, la clasificación para una nueva final, le pone a las puertas de hazañas de otro tiempo. La Juventus, hace 20 años, llegó al último partido tres temporadas seguidas, siendo capaz sólo de ganar en la primera ocasión. Hay que viajar hasta los 70 para encontrar a los únicos equipos que han enlazado un triplete de títulos en la máxima competición: el Bayern de Beckenbauer y el Ajax de Cruyff, dominadores de la Copa de Europa en dos trienios consecutivos. Antes, el imperial Madrid de Di Stéfano, cinco conquistas sin fallo (1956-1960).

El grupo de Zidane buscará en Kiev el día 26 un broche de lujo a la temporada, tan plena en la cita continental como desfondada en España. Los fiascos en Liga y Copa pueden quedar muy bien disimulados si en tres semanas se llevan el premio de más valor de todo el curso. Admirable eficacia: 12 triunfos en 15 finales en la Copa de Europa. No pierde una desde 1981, precisamente ante el Liverpool, el rival que más papeletas tiene para encontrarse en la capital ucraniana. Los británicos defienden esta noche en el Olímpico de Roma el 5-2 de la ida. Sus otras dos derrotas fueron en blanco y negro, entre la Quinta y la Sexta. En 1962 perdió con el Benfica y dos años más tarde, con el Inter de Milán.

Emilio Butragueño destacó lo logrado por los chicos de Zidane: «Deberíamos ser conscientes de la etapa que está viviendo el club, situando al equipo donde todos los aficionados desean. Cuatro finales en cinco años es algo increíble. Sólo el equipo de Di Stéfano consiguió algo parecido. El madridismo es consciente de lo que están consiguiendo estos jugadores».

El 13 es un número seductor ahora para este Madrid. Aspira a ganar su Decimotercera y, además, presume de la misma cifra, pero de finales acumuladas en todas las competiciones desde 2013. Un lustro de éxito sobre todo en la Copa de Europa, con tres orejonas de cuatro intentos. Y la racha podía estirarse a cuatro de cinco si las cosas le salen bien en Kiev. Sólo falló en la Champions de 2015, cayendo en semifinales ante la Juventus con aquel gol de Morata.

Por el camino, en los últimos cinco años, 12 títulos. Empezó este ciclo perdiendo en aquella final copera del Bernabéu ante el Atlético que fue la despedida de Mourinho. Pero desde entonces, sólo ha dejado escapar la Supercopa de España de 2014 ante los rojiblancos. Todo lo demás han sido alegrías, algunas precisamente frente al vecino. Lisboa y Milán cayeron del lado madridista, como Cardiff el año pasado ante la Juventus. Mestalla, Marrakech, Trondheim, Yokohama, Abu Dhabi, Camp Nou… Las huellas de este Real Madrid que arrancó a ganar con Ancelotti y ha perfeccionado su puntería con Zidane.

Related posts

Leave a Comment