Deportes

El Levante evita que el Barcelona acabe invicto la Liga

Paco López es el capataz del Levante. Hace un tiempo, contaba que aún recuerda lo mucho que le gustaba untar sus botas con grasa de caballo. La emoción adolescente que le produjo pisar por primera vez un campo de césped, cuando ya había forjado su carácter en campos con más piedras que tierra. [Narración y estadísticas: 5-4]Paco López, metáfora del fútbol barrial, es quien ha convencido a esos jornaleros que no hace tanto parecían perdidos en un grupo que ha hecho de la rebelión su razón de ser. Fíjense en el ansia competitiva de José Luis Morales, antes temporero, ahora ídolo terrenal. En la valentía de Boateng, héroe con tres goles. En los dulces botines de Bardhi, responsable de dos más. Uno con la derecha, otro con la izquierda. La última gesta de estos hombres fue derrotar al Barcelona después de 43 partidos, dejarlo en cueros durante 60 minutos pese a la insistencia de Coutinho, y arrebatarle en la penúltima curva un récord con aroma a histórico: ningún equipo en España ha conseguido acabar una Liga de 38 jornadas sin caída alguna.Sin MessiCierto. Messi se había tomado un descanso una vez seguro que su quinta Bota de Oro ya no correría peligro. Pero el equipo que presentaba Valverde en el Ciutat de València debía haber ofrecido mayores garantías, por mucho que en la defensa asomara un desastroso Yerry Mina como central zurdo junto al lesionado Vermaelen, después sustituido por Piqué. El centro del campo (Busquets, Rakitic, Iniesta) era el de gala, mientras que en la zona ofensiva, a Suárez lo escoltaban los dos futbolistas más caros de la historia azulgrana, Coutinho y Dembélé.

Boateng celebra el segundo de los tres goles que marcó al Barcelona. EFE
Aunque quien reclamó primero el foco fue un chico ghanés de 21 años llamado Emmanuel Boateng. Cuando abandonó su país para recalar en el fútbol portugués, tuvo que aprender a racionar la paga mensual y compartir pensión con decenas de chicos que luchaban por un mismo sueño. Boateng, que tardó 570 minutos en marcar su primer gol en Primera -sí, lo logró frente al Real Madrid-, confirmó su buena estrella ante la burguesía. En su acierto inaugural frente al Barcelona lo que hizo fue aprovechar el homenaje de Morales a Garrincha y el desajuste entre Yerry Mina y Semedo. Tampoco encontró demasiados inconvenientes el ex delantero del Moreirense en la acción del segundo tanto. Desgarrados una vez más los músculos de Vermaelen, el Levante aprovechó que el Barcelona tardaba casi cinco minutos en dar entrada a Piqué. Mina desaparecía del centro de la defensa, Lekic avanzaba pisando hormigas y Boateng, granítico ante el choque con Semedo, recortaba a Ter Stegen y reincidía en el gol.El golpeo celestial de BardhiEl primer derechazo de Coutinho, desviado ligeramente por Rober, confirmaba que, pese a las extremas limitaciones en su zaga, al Barcelona le sobraba artillería para hacer daño. Aunque quizá nunca pensaría Valverde que el reto tendría que convertirse en hazaña tras lo ocurrido en los primeros diez minutos del segundo acto. Los de Valverde fueron abiertos en canal.Fue entonces cuando irrumpió Enis Bardhi. Este chico de sonrisa apacible aprendió en Macedonia el valor del sacrificio. Hijo de la minoría albanesa, consciente de sus dificultades cuando tenía que hacer autostop para recorrer los 25 kilómetros que separaban su casa del campo de entrenamiento en la capital, Skopje, el talento de Bardhi lleva el esfuerzo incrustado. Tanto como la fe. Ahí quedarán sus dos bellos golpeos a gol, coloreados por el tercer tanto de Boateng.Alzó la voz Coutinho dos veces más. También lo hizo Luis Suárez, que alcanzó el cuarto de penalti. Pero no bastó. El Levante concluyó el relato del campeón.

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *