El Atlético manda ante el Madrid cuando estrena casa

El siglo que el Atlético lleva enfrentándose a su eterno enemigo vivirá un capítulo muy especial en cuatro días, cuando el Wanda Metropolitano acoja por primera vez al Real Madrid como rival. No se trata del más indicado precisamente para celebrar fiestas, quizás por eso cada triunfo sabe mucho mejor. De hecho, por más que dolorosas que hayan sido algunas derrotas, especialmente las últimas con la Champions como telón de fondo, el vecino de la Castellana apenas ha conseguido amargar los estrenos de los hogares que han escrito la historia rojiblanca. Así, salvo en el Stadium Metropolitano, los anfitriones nunca mordieron el polvo.

Dejando al margen los primeros partidos del Retiro, de los que apenas hay constancia escrita ni crónicas que aludan al derbi como tal, el resto de estadios del Atlético casi siempre vibraron con la primera visita del Real Madrid. El campo deO’Donnell, de hecho, será recordado eternamente como el escenario en el que el entonces Athletic Club de Madrid inauguraba el casillero de triunfos frente al cuadro merengue. Corría el 25 de enero de 1914 y los dos tantos de los hermanos Belaunde (Luis y Manuel) bastaban para pasar a la historia. Ni siquiera existía la Liga, pero el encuentro tenía carácter totalmente oficial, el Campeonato Regional.

La primera mudanza en los anales del Atlético fue el único que no se pudo redondear con una victoria en el derbi, pues el Real Madrid inscribió su nombre en el Stadium Metropolitano con un 0-1. También se trataba aún del Campeonato Regional, pues hablamos del 20 de enero de 1924.

La posterior Guerra Civil y los forzosos traslados a otros estadios como el mismísimo Chamartín, El Parral o Vallecas, ya fuera por motivos de luz, del pago del arrendamiento o del propio conflicto bélico, impidieron al Atlético hacer de su nuevo estadio un fortín. Así que cuando cesaron las armas y se procedió a la reconstrucción de la casa rojiblanca, por fin comenzó a dar réditos. La reinauguración del Estadio Metropolitano, de hecho, fue por todo lo alto: con un derbi, con la Liga como marco… y con triunfo local.

Aquel 21 de febrero de 1943 el Atlético Aviación se imponía por 2-1 con Mariano entrando en la posteridad como autor del primer tanto del derbi. Después, Domingo desharía el empate de Alsúa para poner la guinda.

El estreno del Manzanares no pudo recoger el testigo, pero el empate final prácticamente supo a victoria, ya que a la postrera diana de Cardona seguirían las de Amancio y Veloso a 11 minutos del final. Se mascaba el triunfo del Real Madrid, hasta que emergió Adelardo para anotar el 2-2 in extremis.

Aunque el Atlético no pasó del empate en el primer derbi del Manzanares, la siguiente ocasión que el Real Madrid compareció en el nuevo estadio acabaría con triunfo local. Fue a la temporada siguiente, en la ida de los octavos de Copa, con Ufarte y Aragonés como goleadores (2-1). Sin embargo, aquel duelo también pasaría a la historia como la única vez que Isacio Calleja era expulsado en toda su carrera. Fue tras un roce con Amancio que el colegiado resolvió con una roja para cada uno.

Autor entrada: tnhgorvy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *