De esta manera puedes sanar los talones agrietados.

Resulta interesante que pasemos tanto tiempo mejorando la apariencia de nuestro rostro, pero pongamos menos atención a esos lugares de nuestro cuerpo que suelen permanecer “ocultos”. Los talones son una muestra de esto: si no estamos en verano, cuando el calor prácticamente nos exige usar un par de sandalias, ni los recordamos. Pero es momento de que les des el amor que merecen con estos remedios caseros que recomienda The Bright Side y que les darán esa apariencia de recién salidos del salón.

Limón y azúcar
Un truco super rápido: toma un limón, córtalo en dos y sumérjelo en tres cucharaditas de azúcar. Frótalo sobre los talones todos los días hasta que el azúcar se haya derretido. Espera a que se seque, lava con abundante agua y sécate los pies con una toalla suave.

 

 

Aceites vegetales.
Puedes usar el que tengas en casa: de oliva, sésamo, coco o cualquier otro que sea hidrogenado. Primero introduce los pies en agua jabonosa y frótalos con una piedra pómez. Lávalos, sécalos bien y procede a aplicarte el aceite en los talones y las plantas. Para terminar, ponte un par de calcetines limpios y déjatelos puestos durante la noche. Hazlo diariamente.

 

 

Aguacate y bananos. 
No, no estás preparando una ensalada. Ambos alimentos son ricos en vitaminas, grasas y aceites esenciales que sirven de hidratantes. Solo tienes que tomar la mitad de un aguacate y una banana y machacarlos juntos. Agrega una cucharadita de aceite de oliva y ponte la mezcla en los talones por 30 minutos. Finalmente, lava tus pies con agua tibia.

Harina de arroz, miel y vinagre.
Haz una pasta mezclando tres cucharadas de harina de arroz, una de miel y dos o tres gotas de vinagre de manzana. Una vez esté lista, introduce tus pies en agua tibia por unos diez minutos y usa la mezcla para remover la piel muerta. Repite el proceso de dos a tres veces por semana.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *