Conozca cómo cuidar los ojos según la edad

La visión es tal vez uno de los sentidos más importantes. ¿Conoce usted cuáles son las revisiones oculares que cada persona debe realizarse en ciertas etapas de la vida?

Para contribuir a la salud ocular de la ciudadanía que celebra el segundo jueves de octubre el Día Mundial de la Visión, Óptica Los Andes junto a su especialista Alejandro Lalama han preparado información relevante sobre la importancia de los chequeos visuales y oculares para prevenir ciertas patologías de los ojos en diferentes edades de los pacientes.

De 0 a 12 años:

El primer control de los ojos se realiza al nacer. El neonatólogo debe verificar la anatomía del ojo para garantizar su normal desarrollo. Habitualmente se realiza un control posterior a los 6 meses. Sin embargo, en nuestro medio, el primer chequeo oficial con el especialista, sea éste oftalmólogo u optómetra, se realiza desde los 3 años. ¿Qué se debe tomar en cuenta en esta cita?:

  • Priorizar a los especialistas en niños: A pesar de que el control visual es muy parecido al de un adulto, se necesitan técnicas especiales que determinan y precisan el diagnóstico.
  • Acudir al chequeo visual una vez al año: La recomendación general es la revisión anual, sin embargo, cuando existen antecedentes familiares con problemas visuales graves como: queratocono, miopías y astigmatismos altos, el control debe realizarse dos o tres veces al año.

De 13 a 17 años:

“En esta edad es muy importante revisar los ojos cada año, ya que en estas edades es usual el uso frecuente de aparatos electrónicos y en períodos más prolongados. Esta exposición, puede generar algunas molestias oculares, por lo que es importante cuidar la visión”, explicó el especialista Lalama. Es así que las recomendaciones básicas para esta época son:

  • Ergonomía visual: Consiste en la correcta postura e iluminación que debe existir en relación a la distancia entre el ojo y el computador o celular. La distancia entre la fuente directa de luz (cualquier tipo de pantalla) y el ojo, debe ser aproximadamente de unos 30 a 40 centímetros, esto es la distancia del brazo extendido en una sobremesa.
  • Protección adecuada: Ya sea con el uso de lágrimas artificiales o lentes con ciertos filtros, antireflejo, ultravioleta o luz azul que ayuden a cuidar los ojos y a evitar reflejos o destellos.
  • Horarios y descanso: Es importante que los padres de familia pongan límites en el uso de celulares, computadoras y televisión. Lo más recomendable es evitar la exposición por más de dos horas seguidas a estos dispositivos.

De 18 a 35 años:

En estas edades, el chequeo también debe ser anual y con mayor detenimiento. Esto debido a que corresponden a un segmento conformado por universitarios y profesionales, que pasan más de 8 horas estudiando y trabajando; y que algunos ya cuentan con lentes.

  • Para quienes usan lentes sin medida, la recomendación principal es utilizarlos siempre que la persona esté en actividades de esfuerzo visual. Esta práctica ayuda a evitar esfuerzos innecesarios y a prevenir posibles complicaciones posteriores. Es importante resaltar el mito que existen alrededor de este tema. “Habitualmente un paciente considera que puede generar dependencia o incrementos de medidas en el lente si lo usa con continuidad, lo cual es incorrecto, ya que su objetivo es justamente el contrario, bloquear rayos que puedan causar sintomatología y relajar mecanismos de esfuerzo visual”, anotó Lalama.
  • El uso de lubricantes oculares es otro componente de importancia, siempre considerando el adecuado. El lubricante ocular; o lágrimas artificiales, por otro lado, realizan un papel muy similar al de las lágrimas naturales del ojo humano, buscando refrescar, humectar y proteger la superficie ocular.

De 36 a 50 años:

  • Esta es una época crítica en el paciente, ya que generalmente hasta este rango etario han podido disfrutar de una buena visión sin mayores síntomas, lo que empieza a cambiar en estos años, generando algunos inconvenientes. El paciente puede presentarse renuente a la recomendación del profesional de utilizar corrección óptica para ciertas actividades ya que durante muchos años no los ha utilizado, especialmente en el inicio de las dificultades en visión cercana.
  • La frecuencia de controles visuales en este grupo se mantiene en la recomendación anual, pero si el paciente presenta cambios bruscos en su desempeño visual es necesario que acuda de inmediato a un control.
  • Finalmente, este grupo de edades también están expuestos al aparecimiento de patologías oculares que no generan muchos síntomas iniciales, por lo que pueden pasar desapercibidos en un inicio. Tomando en cuenta esto es muy importante iniciar controles oftalmológicos y exámenes especiales para descartar el inicio de estos problemas, que pueden desencadenar en enfermedades como glaucoma, catarata, degeneración macular, etc.

De 51 en adelante:

  • Es un grupo sensible, el envejecimiento del globo ocular puede provocar molestias en actividades del paciente, tanto visuales, de exposición a factores artificiales o naturales así como molestias oculares, que van desde la falta de lubricación en los ojos hasta complicaciones mayores, como obstrucciones y aparecimiento de manchas en el campo visual.
  • La recomendación para este grupo es la valoración visual completa cada año, en busca de garantizar la mejor visión, protección y desempeño que controla posibles problemas en los ojos de los pacientes. (F)

Related posts

Leave a Comment