Conoce las consecuencias de comer rápido y no masticar tus alimentos

El estar sin tiempo o apurados nos lleva a cometer muchas equivocaciones. Cómo comer de manera acelerada es uno de ellos. La masticación es uno de los elementos esenciales en una buena alimentación, aunque no lo parezca. El procesamiento de la comida empieza una vez que es ingresada a la boca para ser triturada, molida y cortada, para después ser ingerida.

Varías veces el estrés nos lleva a terminar el plato rápidamente y no le dedicamos los minutos necesarios. El comer rápido significa que no masticamos bien, un hecho que es muy importante.

Ya que el masticar bien es vital para realizar una buena digestión. Los especialistas recomiendan masticar el mayor número de veces un alimento, si no nuestro organismo va a trabajar con mayor dificultad.

El doctor Francisco José García Fernández, vocero de la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD), asegura que: “Masticar bien supone conseguir una adecuada fragmentación del alimento ingerido para que pueda deglutirse adecuadamente, y que se pueda mezclar con los jugos salivares para dar comienzo a la digestión. Se conoce desde hace tiempo que el masticar lentamente, y en un número elevado de veces, facilita completar esta fragmentación del alimento”.

Además, subraya que, un estudio de la ‘Experimental Biology Conference’, demostró que masticar más de 40 veces suponía “un claro beneficio”, provocando mayor sensación de saciedad, menor apetito y una menor ingesta global. De igual modo, este trabajo demostró un incremento en la absorción de nutrientes, probablemente por la mayor fragmentación y eficacia en la acción de las enzimas digestivas.

Quienes realizan una ingesta rápida y con una masticación inadecuada se las relaciona con mayores molestias digestivas a modo de pesadez, distensión abdominal, sensación de gases y digestión pesada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *