Comisión Depuradora: Sería catastrófico revertir avances de la reforma policial

Tegucigalpa, |14 de noviembre. Después de los resultados alcanzados, sería catastrófico que todos los avances en el proceso de reforma policial fueran revertidos y se bloquearan los planes en marcha.

Así lo advierte la Comisión Depuradora para el Proceso de Depuración y Transformación de la Policía Nacional en torno a recientes declaraciones de dirigentes políticos.

Candidatos denominados de oposición han dejado entrever que habrá un proceso de regresión en el proceso de reforma policial.

También, estos mismos dirigentes políticos han dicho que los oficiales, agentes y personal auxiliar que han sido cancelados en los últimos 19 meses de trabajo de esta instancia depuradora, retornarán al servicio público, agrega el boletín.

En ese sentido, en un comunicado, la Comisión Depuradora recuerda que, “en los últimos años, Honduras estuvo sometida a la cruenta delincuencia y criminalidad que provocó múltiples muertes que hizo que el país fuese considerado como el más violento del mundo”.

“Una tasa de homicidios de 86,5 por cada 100 mil habitantes, que actualmente se ha reducido a 42 por cada 100 mil habitantes, era el vivo reflejo de irrespeto a la vida y el ineficiente desempeño de las entidades dedicadas a prevenir el delito y darle persecución a quienes transgredían la ley”, agrega.

“El clima habilitante a las actividades ilícitas como el sicariato, la extorsión y narcotráfico, era provocado -entre otras causas- por la permisibilidad y tolerancia de una Policía Nacional en la cual existían algunos malos elementos que estaban coludidos con los facinerosos, y a la ausencia de capacidades institucionales que permitieran a los oficiales y agentes policiales cumplir a cabalidad con el mandato que les asigna la ley”, sostiene.

Recuerda que “a partir del mes de abril de 2016, en el marco del decreto legislativo de emergencia aprobado por el Congreso Nacional, el Presidente de la República (Juan Orlando Hernández) nombró la Comisión Especial para el Proceso de Depuración y Transformación de la Policía Nacional”.

Confianza

“Esa instancia enfrentó el problema de corrupción policial, impulsó una radical reestructuración del andamiaje orgánico de la entidad, evaluó exhaustivamente la idoneidad y confianza de los altos oficiales, agentes de escala básica y personal auxiliar, tanto de los que laboran en los diferentes organismos policiales como los que trabajan en las distintas dependencias de la Secretaría de Seguridad”, apunta.

“También promovió iniciativas de reforma en áreas claves para el desarrollo de capacidades institucionales de este cuerpo armado; estas acciones generaron resultados nunca antes vistos en proceso similares a estos, como ser entre otros los siguientes”:

-Cancelación de 4,445 miembros de la carrera policial, oficiales, agentes y personal auxiliar, por diferentes razones.

-Reforma del sistema educativo policial, a través del mejoramiento de la infraestructura y el equipamiento del Instituto Tecnológico Policial (ITP) en La Paz y en la Academia de Investigación Criminal (AIC) en Comayagua a un costo mayor a los 15 millones de dólares (más de 300 millones de lempiras).

-Diseño de un nuevo sistema de investigación criminal con la creación de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) que opera de acuerdo a estándares internacionales y con personal debidamente certificado.

-“Es de hacer notar la puesta en operación de los dos nuevos laboratorios de Criminalística, en Tegucigalpa y San Pedro Sula, en los cuales se han invertido más de 25 millones de lempiras (más de 500 millones de lempiras en la construcción de obra gris y la dotación de moderno equipamiento”, agrega.

-Aprobación unánime por parte del Congreso Nacional de la nueva Ley Orgánica de la Policía y la Ley de la Carrera Policial, que fortalecen los diferentes organismos policiales, afirma.

“Después de los resultados alcanzados, sería catastrófico que todos estos avances en el proceso de reforma policial fueran revertidos y se bloquearan los planes en marcha para enfrentar los desafíos de mediano y largo plazo, que permitan consolidar la modernización de los diferentes organismos de la Policía Nacional de Honduras”, advierte.

“Pretender que la transformación institucional de la Policía Nacional tenga un punto de regresión va en contra de los intereses del Estado y de la población hondureña”, añade.

“Del mismo modo, resulta condenable la pretensión de reintegrar a los oficiales, agentes y personal auxiliar que han sido cancelados en el marco del proceso de depuración y reestructuración de la Policía Nacional, quienes, luego de un riguroso método de evaluación se determinó que no son idóneos para continuar en el servicios policial”, enfatiza.

De acuerdo a la Comisión Depuradora, “será responsabilidad exclusiva de quienes impulsan estos planes retrógrados hacer que la Policía Nacional de Honduras vuelva a la etapa oscura en la que se encontraba y –en consecuencia- provoquen condiciones ideales para que el crimen organizado, las maras y pandillas los carteles del narcotráfico y las redes de corrupción, vuelvan a afectar a la población, tal como lo hacían en el reciente pasado”, manifiesta.

La Comisión Depuradora invita “a los diferentes sectores de la sociedad, organizaciones de la sociedad civil, movimientos sociales e iglesias, entre otros, a pronunciarse respecto a este intento de revertir los importantes logros obtenidos hasta la fecha en materia de reforma policial”.

“Es inadmisible quedarnos callados ante la irresponsabilidad de algunos políticos que, en el marco de esta coyuntura electoral, son capaces de echar por la borda procesos exitosos de transformación institucional que son un ejemplo en el mundo”, finaliza la Comisión Depuradora

Dato de interés:

-4,445 oficiales y agentes de la Policía Nacional han sido cancelados hasta la fecha.

Autor entrada: tnhgorvy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *