Mundo

Ciudad de Arizona condena el uso de alambres de púas en la frontera y pide retirarlo.

Autoridades de la ciudad de Nogales, en Arizona, Estados Unidos, exigieron este miércoles al Gobierno federal que se retire una alambrada de púas colocada por el Ejercito en la valla fronteriza con México con el fin de incrementar la seguridad.

El Concejo Municipal de Nogales, ubicada en la frontera con Nogales, México, quiere que el gobierno federal remueva toda la alambrada plegable instalada dentro de los límites de la ciudad.

De lo contrario, el alcalde de Nogales, Arturo Garino, aseveró que la pequeña ciudad interpondrá una demanda.

Soldados del ejército instalaron más capas horizontales del alambre a lo largo de la cerca fronteriza el fin de semana pasado, dijeron las autoridades municipales.

En su resolución, el concejo denunció que el alambre de púas podría lastimar o matar a cualquier persona que escale la cerca, y “solo se le encuentra en la guerra, en la prisión o en un campo de batalla”, por lo que no debería estar en el centro de Nogales.

El concejo hizo el anuncio un día después de que el presidente Donald Trump presentó sus argumentos a los estadounidenses sobre la necesidad de un muro fronterizo y de cómo ha ordenado a 3 mil 750 soldados que se preparen para lo que llamó “un embate tremendo”.

Los soldados han instalado el alambre de púas en varios cruces fronterizos, o cerca de ellos. A fines de noviembre, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza dijo que el ejército había enviado 58 kilómetros (36 millas) del alambre para su uso en California, Arizona y Texas.

A principios de noviembre, los soldados en Texas instalaron hileras de alambre debajo de un puente importante cerca de McAllen.

Las fotografías publicadas por el diario Nogales International muestran seis hileras de alambre de púas apiladas a lo largo del muro de aproximadamente dos pisos.

Nogales, una ciudad de unos 20 mil habitantes, es de sólo una fracción del tamaño de su contraparte mexicana, pero su economía depende en gran medida de los compradores mexicanos y del comercio transfronterizo. Los cruces ilegales en esa zona han disminuido considerablemente en los últimos años.

Garino comentó al periódico que le pidió a la senadora Martha McSally que ayudara a la ciudad a lograr que se retire el alambre de púas durante una visita a la frontera el mes pasado.

Una portavoz de McSally dijo que la senadora estaba trabajando en una respuesta para una investigación de The Associated Press.

El alcalde añadió que las autoridades no le dijeron la razón por la que se instaló más alambre, informo Excelsior.

Lo que más le preocupa es que los niños y otras personas puedan lesionarse ahora que llega hasta el suelo, comentó. La zona del centro de la ciudad también es residencial y hay viviendas ubicadas a pocos metros de la cerca fronteriza.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *