Cáncer de pulmón: La principal causa de mortalidad en la región.

El cáncer de pulmón es uno de los principales asesinos silenciosos del mundo: cobra cerca de tres vidas por minuto, 4000 vidas por día y 1,59 millones de vida cada año. La enfermedad es particularmente preocupante en América Latina, causando aproximadamente 74.600 muertes por año, mucho más que cualquier otro tipo de cáncer en la región.

Y lo peor es que en Latinoamérica y el Caribe se espera que más de 97,193 personas mueran a causa de la enfermedad para el 2020.

En Argentina, cada año se diagnostican más de 11.000 nuevos casos de cáncer de pulmón, según cifras del Instituto Nacional del Cáncer. Si bien la prevalencia de la enfermedad es mayor entre los hombres (68,45 por ciento para ellos y un 31,55 por ciento para las mujeres), es particularmente preocupante el aumento de la mortalidad por este tipo de cáncer en las mujeres.

Con una detección precoz el cáncer es una enfermedad que tiene cura por el contrario, si se detectar tardíamente se puede controlar pero no lograr una mejora en el paciente (iStock)

Con una detección precoz el cáncer es una enfermedad que tiene cura por el contrario, si se detectar tardíamente se puede controlar pero no lograr una mejora en el paciente (iStock)

De acuerdo a cifras del Ministerio de Salud de la Nación, solamente en 2015 se registraron 9.970 muertes por cáncer de pulmón, incluyendo también las neoplasias de bronquios y tráquea. En cuanto a la relación por género, mientras que hasta hace relativamente poco tiempo se presentaba con mucha mayor frecuencia en los hombres, esa tendencia se está revirtiendo: cifras del Instituto Nacional de Cáncer de la Argentina indican que sobre 11.244 nuevos casos diagnosticados en 2012, 7.690 correspondieron a hombres y 3.554 fueron mujeres, lo que muestra que de cada 3 pacientes diagnosticados uno es una mujer.

Si bien entre los principales factores de riesgo para desarrollar un cáncer de pulmón se encuentran principalmente el tabaquismo y luego padecer EPOC o tener antecedentes en la familia de cáncer en general, y sobre todo de cáncer de pulmón en particular, existe un grupo de pacientes, entre el 10 y el 15% del total, que jamás ha fumado o que son ex fumadores y que no presentan ninguno de estos factores de riesgo.

La enfermedad avanza año tras año a pesar de las campañas contra el cigarrillo (iStock)

La enfermedad avanza año tras año a pesar de las campañas contra el cigarrillo (iStock)

Con una detección precoz, el cáncer es una enfermedad que tiene cura. Por el contrario, si se detecta tardíamente se puede controlar pero seguramente no lograr una mejora en el paciente. Cuando ya aparecen síntomas como tos, perdida de excesiva de peso o secreciones con sangre, nos encontramos frente a un caso en estado avanzado. En el Instituto Flemmingexiste un programa de detención temprana que consta de tomografías de baja intensidad anuales que invitan a una prevención segura”, subrayó el doctor Claudio Martin jefe de oncología toráxica del Instituto Medico Alexander Flemming y secretario general de la Asociación Argentina de Oncología Clínica (AAOC).

Síntomas de un posible tumor

Por eso, los especialistas insisten en la importancia de la visita periódica al médico y en la atención de algunos síntomas que, pese a que no siempre se presentan y que podrían corresponder a cualquier otra condición, también en ocasiones son manifestaciones del cáncer de pulmón.

Para la detención del cáncer de pulmón, la expresión genética en las células de la nariz pueden ser utilizados como biomarcador y permitir su cura inmediata (iStock)

Para la detención del cáncer de pulmón, la expresión genética en las células de la nariz pueden ser utilizados como biomarcador y permitir su cura inmediata (iStock)

Entre ellos, se destacan la tos o cambio en el tipo de tos, falta de aire o falta de apetito, situaciones generalmente atribuidas a la edad, el estrés o a estados gripales. Otros signos a los que también recomiendan estar alerta son esputos con sangre, dificultades para respirar, infecciones frecuentes en los pulmones, ‘pitidos’ o ruidos al respirar, ronquera o cambios en la voz, sensación de que la comida se queda detenida en el tórax, bultos o masas en el cuello o en la clavícula, fatiga, pérdida de peso y dolor de huesos.

La doctora Claudia Bagnes, médica oncóloga y Jefa del Servicio de Oncología del Hospital General de Agudos Enrique Tornú, explicó a Infobae que “en algunos países se está evaluando la realización de un screening (chequeo) masivo de cáncer de pulmón, que consistiría en una tomografía computarizada de pulmón una vez, exponiendo al paciente a bajas dosis de radiación, y luego su repetición anual según los factores de riesgo de cada individuo y al criterio médico. En Estados Unidos, ya se está haciendo y es un tema que está discutiéndose en la comunidad médica mundial”.

Un pulmón sano y otro bajo lo efectos del tabaco (Shutterstock)

Un pulmón sano y otro bajo lo efectos del tabaco (Shutterstock)

El gran problema es que es una enfermedad que no da síntomas, o éstos son muy confundibles con otras patologías, hasta tanto el cuadro está avanzado. “Lamentablemente, en el 70% de los casos llegamos al diagnóstico en un estadio local medianamente avanzado o avanzado, y pese a que en la actualidad contamos con un abanico de terapias disponibles muy efectivas, cuando llegamos tan tarde el pronóstico suele ser menos alentador”, puntualizó Bagnes.

Más cáncer de pulmón en América latina

Si bien en las últimas décadas se han realizado grandes avances en el abordaje de esta enfermedad y se han desarrollado herramientas de diagnóstico y tratamientos más precisos y personalizados, la creciente incidencia del cáncer de pulmón en América Latina plantea importantes desafíos para la región, la cual no está preparada para atender a la enorme cantidad de pacientes ni cuenta con los recursos necesarios para ofrecerles el diagnóstico molecular de última generación adecuado y acceso a terapias dirigidas.

El análisis consta de una simple muestra de ADN del interior de la nariz con un bastoncillo lo que permite determinar si el paciente es genéticamente propenso a sufrir cáncer (iStock)

El análisis consta de una simple muestra de ADN del interior de la nariz con un bastoncillo lo que permite determinar si el paciente es genéticamente propenso a sufrir cáncer (iStock)

Gracias a las distintas investigaciones científicas de esta patología, hoy se cuenta con una mayor comprensión de la taxonomía de la enfermedad y se sabe que no existe “un único cáncer de pulmón”, sino “distintos cánceres de pulmón” que varían en función de la genética del cáncer y el tipo de célula pulmonar a partir de la cual se origina la enfermedad. Sin embargo, la percepción pública del cáncer de pulmón como una enfermedad autoinflingida ha creado un estigma que aísla a los pacientes, crea barreras para conseguir ayuda, obtener un diagnóstico e iniciar el tratamiento de manera oportuna.

“En los últimos años, la sociedad ha ido modificando su percepción inexacta y preconcebida de que la única causa del cáncer de pulmón es el tabaquismo y que existe sólo un tipo de cáncer de pulmón”, expresó a Infobae Jorge Alatorre, especialista médico del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias de México, en el marco de Roche Press Day, un foro educativo de periodismo científico realizado en Buenos Aires, Argentina. “Entre un 10 y un 25 por ciento de los casos de cáncer de pulmón se observan en pacientes que nunca fumaron”, explicó Alatorre.

La biopsia líquida es un claro ejemplo de la innovación en el diagnóstico del cáncer de pulmón: consiste en realizar una simple y rápida extracción de sangre que sirve como alternativa no invasiva a las biopsias quirúrgicas. Su objetivo es revelar mutaciones genéticas específicas y guiar a los médicos en su elección del tratamiento adecuado para cada paciente de manera oportuna. Según Isabela Werneck, jefa del Departamento de Patología Molecular Aplicada y Diagnóstico Oncológico del A.C. Camargo Cancer Center en San Pablo, Brasil, quien realizó una presentación en Roche Press Day, las biopsias líquidas podrían cambiar las reglas de juego en el diagnóstico del cáncer de pulmón.

Nuevas drogas para diferentes tipos de cáncer elevan la tasa de sobrevida (IStock)

Nuevas drogas para diferentes tipos de cáncer elevan la tasa de sobrevida (IStock)

“Las innovaciones en la detección del cáncer de pulmón, como la biopsia líquida, permiten diagnosticar a los pacientes en una etapa inicial de la enfermedad. En este momento, el 77 por ciento de los pacientes recibe un diagnóstico de cáncer de pulmón en una etapa avanzada, cuando la posibilidad de supervivencia es menor”, explicó Daniel Ciriano, Director Médico de Roche América Latina. “La detección temprana y la clasificación del cáncer de pulmón permiten desarrollar tratamientos adaptados a la variante específica de la enfermedad. Esta es un área de la oncología que también está en pleno proceso de innovación”.

En la Reunión Anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO, por sus siglas en inglés) en Chicago el mes pasado, Roche presentó los resultados del estudio en fase III ALEX, que reveló que el tratamiento con alectinib disminuye significativamente el riesgo de progresión de la enfermedad en más de la mitad (53 por ciento), frente al tratamiento de primera línea tradicional en un tipo específico de cáncer de pulmón. El estudio también reveló que este componente reduce el riesgo de esparcimiento del cáncer de pulmón al cerebro o al sistema nervioso central.

“Realizamos avances continuos en la forma de abordar la enfermedad, para poder ofrecer un diagnóstico temprano a una mayor cantidad de personas, lo que significa que podrían vivir por más tiempo con la enfermedad y hasta curarse por completo”, concluyó Ciriano.

Related posts

Leave a Comment