Mundo

Brent Tarrant justifica su ataque en Nueva Zelanda en un documento.

«El Gran Reemplazo«. Así se llama el documento de 74 páginas que publicó en su cuenta de Facebook Brent Tarrant, un australiano de 28 años de edad que transmitió en redes sociales su ataque a una de las mezquitas de Christchurch, en Nueva Zelanda.

Con ese texto, plagado de preguntas hechas a sí mismo y sus propias respuestas y publicado en una cuenta ya cerrada por Facebook, el hombre trató de justificar su acción.

En el documento se define como un «hombre blanco común, de una familia normal», lo cual se esconde en frases que acercan su línea de pensamiento a las de los supremacistas blancos y la extrema derecha con referencias contra los inmigrantes.

«Son un grupo de invasores que quieren ocupar las tierras de mi pueblo y reemplazar étnicamente a mi propia gente», escribió.

Que el documento se llame «El Gran Reemplazo» no es algo casual. Es la denominación de un movimiento global que ha estado creciendo rápidamente en internet y que cree firmemente que los europeos están sufriendo lo que él llama un «genocidio blanco».

Berta Barbet, analista independiente explica que «Es una reacción de los blancos que sienten que el mundo está cambiando en una dirección que no les beneficia».

«A medida que el mundo progresa, van perdiendo status y toman conciencia de que hay personas que están por encima de ellos y personas por debajo», adjuntó la experta.

Los supremacistas tienen claro que en el mundo existe una jerarquía racial en la que, consideran, ellos deberían estar en lo más alto.

«El principio central de esta teoría de la conspiración es que los ‘pueblos europeos’ se están extinguiendo y están siendo ‘remplazados’ por inmigrantes con una cultura diferente, inferior y peligrosa», explica Dominic Casciani, corresponsal de Asuntos Internos de la BBC.

La idea del gran reemplazo surgió por primera vez en Francia. Sus defensores más públicos, dice Casciani, incluyen a seguidores de Generation Identity, un movimiento europeo contra el Islam.

En el texto, Tarrant habla de atentar contra musulmanes y del gran apoyo que recibiría por ello. También señala  que su motivación es eliminar a los «invasores».

Tarrant se queja de las bajas cifras en países occidentales en comparación con las de otras culturas y apunta a esto como otra de las razones de lo que llama «invasión».

«La inmigración masiva y las altas tasas de los propios inmigrantes están causando este incremento en su población», escribe.

«Esto dará como resultado un remplazo racial y cultural completo de los europeos», una sociedad de la que él se siente parte.

También en el texto aduce que acusa a los gobiernos de ser los causantes de todo esto.

«Parte de la teoría dice que los Estados y las empresas están alentando el ‘genocidio blanco’ al elevar las tasas de inmigración simplemente para mantener el capitalismo global», recuerda Casciani.

Ocasionalmente, la teoría se sumerge en las creencias antisemitistas y neonazis al culpar a los judíos del sistema económico mundial.

«Estos grupos, que tienden a ser hombres blancos, generalmente con poco estudios,se han sentido abandonados por la política y creen que se está prestando más atención a los problemas de los demás que a los suyos», explica Barbet.

«La conspiración es una parte central de un creciente número de foros en internet, particularmente en grupos ocultos y privados en Facebook y otras redes sociales», afirma Casciani.

«Es en estos grupos en los que creyentes de este tipo de teorías, alejados de los hechos y de fuentes de información fiables, comparten noticias falsas y refuerzan sus propios miedos«, agrega el experto.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *