Deportes

Alonso, tras nueve horas al volante: “Tengo los músculos entumecidos”

ernando Alonso acabó con ojeras su cuarta y última tanda al volante en las 24 Horas de Daytona, su primera experiencia en una prueba de resistencia. Con 36 años el campeón español tomó notas como un novato, se empapó de la atmósfera especial de la carrera norteamericana y cogió experiencia para citas futuras, con Le Mans (junio) destacada en su agenda de 2018. Justo estos días trabaja para cerrar su participación en la mítica carrera francesa con Toyota. “Mucho mejor prepararme aquí para la nueva temporada de Fórmula 1 que haciendo bicicleta en Europa”, explicó este domingo, tras bajarse del coche y mientras su colega de equipo Lando Norris completaba las vueltas finales en la pista. [Narración y clasificación de la carrera]

Los problemas de frenos y embrague fastidiaron el ritmo del Ligier de Alonso y sus jóvenes compañeros, los británicos de 18 años Lando Norris y Phil Hanson, para terminar firmando un trigésimo octavo puesto en la línea de meta. La victoria fue para el trío formado por el brasileño Christian Fitipaldi y los portugueses Joao Barbosa y Filipe Alburquerque, a bordo del Cadillac número cinco del equipo Mustang Sampling. Los ganadores batieron dos récords en el circuito de Daytona, el de mayor número de vueltas finalizadas (808) y mayor distancia total recorrida, marcas que databan de 1992 y 1982, respectivamente, según informa Efe. El prototipo de Alonso llegó a liderar la carrera y se asomó a plazas de podio en algunas fases, sin embargo, los percances mecánicos arruinaron sus opciones de acabar entre los 10 primeros. Tuvo que conducir casi sin frenos y después esperar 40 minutos en los boxes a la reparación.

Su compañero Norris brilló de noche y bajo la lluvia que acompañó esta carrera agotadora y nueva para el asturiano, obligado a dormir en sus descansos y a conducir con luz artificial en plena madrugada. “Tengo los músculos entumecidos”, reconocía en sus último informe a través de Instagram, con ocho horas acumuladas al volante y más de 1.300 kilómetros hechos. “Una de las mejores cosas fue sentirse competitivos”, aseguró también, repitiendo las sensaciones vividas en las 500 Millas de Indianápolis el pasado año, en su primera aparición en una carrera norteamericana. Tampoco allí tuvo suerte con su monoplaza. “Puedo conducir prototipos mejor que hace dos semanas”, reconoció como mejor botín de su aventura en la carrera de Florida.

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *