Loading

wait a moment

El ejercicio aeróbico contribuye a la salud cerebral, según estudio

Estar en forma es uno de los objetivos que se suele perseguir al incorporar el ejercicio físico en la rutina. Pero los beneficios exceden el aspecto corporal y se manifiestan en la salud​ del organismo. Y un nuevo estudio aporta más evidencia en ese sentido: se sabía que la actividad aeróbica (o cardiorrespiratoria), como caminar rápido, correr, andar en bicicleta es buena para el corazón, pero ahora un trabajo apunta que podría ralentizar los cambios cognitivos en el cerebro.

El estudio realizado por el Centro Alemán para Enfermedades Neurodegenerativas, y publicado en Mayo Clinic Proceedings aporta nueva evidencia respecto a la relación entre el buen estado cardiorrespiratorio y la salud cerebral, especialmente en la materia gris y en el volumen cerebral total, que son las regiones cerebrales implicadas en el deterioro cognitivo y el envejecimiento, reseñó el Clarín.

El equipo de investigadores dirigido por Katharina Wittfeld descubrió que existe una fuerte relación entre el aumento en la captación máxima de oxígeno y el volumen de la materia gris, que parece correlacionarse con varias destrezas y capacidades cognitivas.

Los resultados plantean que el ejercicio cardiorrespiratorio posiblemente contribuye a una mejor salud cerebral y desacelera el deterioro de la materia gris. «Son prometedores, intrigantes y contribuyen a la creciente cantidad de literatura sobre ejercicio y salud cerebral», señala el editorial escrito por tres expertos de la Clínica Mayo (Rochester, Estados Unidos) que acompaña a la publicación del estudio.

Los resultados del estudio respecto al mayor volumen de la materia gris relacionado con el ejercicio cardiorrespiratorio muestran que esto ocurre en las regiones cerebrales que son clínicamente relevantes en los cambios cognitivos del envejecimiento, incluidas algunas que participan en la enfermedad de Alzheimer​.

Los autores subrayan, no obstante, que si bien estas relaciones son interesantes, no hay que concluir que las correlaciones con el buen estado cardiorrespiratorio afectan a la enfermedad de Alzheimer.

Comparte esta publicación en tus redes sociales.
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *