Loading

wait a moment

1×1 del Madrid: exhibición sin premio con un Valverde pletórico

El uruguayo estuvo a punto de marcar dos veces y fue omnipresente en la medular. Isco y Bale agradecieron la confianza a Zidane con buenas actuaciones.

Courtois: en la primera parte dejó un despeje frontal a un centro desde la banda que Messi cazó y casi manda a la red; Ramos la sacó bajo palos. Era una jugada complicada en cualquier caso y el belga transmitió seguridad, incluso con los pies, faceta en la que no destaca especialmente.

Carvajal: omnipresente en ataque en el primer tiempo, se pisó por momento con Bale, pero se las apañaron bien para montar galopadas que no terminaron en nada, pero pudieron hacerlo. También sufrió más que nadie en defensa; Alba le ganó la espalda varias veces y en una de ellas rozó el 1-0. En los últimos instantes pudo marcar, pero se nubló ante Ter Stegen.

Varane: se llevó un planchazo de Lenglet que el VAR no mandó revisar y que le dejó marcado el muslo. No le impidió hacer una primera parte brillante, rapidísimo al corte y apoyando a Ramos en la salida del balón, incluso llevando él la iniciativa en algún momento. Se asomó al ataque de cabeza, sin fortuna. Salvó en el segundo tiempo un potencial gol de Griezmann.

Ramos: algo temerario en alguna acción con balón, pero secando bien a Suárez en el primer tiempo. Buscó su gol y lo marcó en cierto modo, sacando bajo palos un remate de Messi que ya se cantaba en el Camp Nou.

Mendy: mucha predisposición ofensiva, pero con las limitaciones ya conocidas. Le cuesta tener la claridad que a Marcelo le sobra en los metros finales, aunque lo compensa con una estimable rocosidad atrás; Semedo, muy poco entonado, le ayudó en este sentido. En el segundo tiempo asistió a Bale tras un pase precioso de Casemiro, pero el linier anuló el gol por fuera de juego del francés; fue muy justito, pero fue.

Casemiro: empezó algo desubicado y de esa pérdida de sitio se aprovecharon Messi y Suárez para recibir con mucha facilidad en la mediapunta y crear buenas iniciativas, que acabaron en nada. Con el paso de los minutos el brasileño y Valverde se repartieron mejor el trabajo en la presión y Casemiro empezó a asomarse en ataque, con mucho peligro. Lo intentó varias veces y casi lo logra con un cabezazo que sacó bajo palos Piqué. Le sacó además una amarilla a Suárez que ayudó a que el uruguayo bajase de revoluciones. El balón que filtró a Mendy para que asistiese a Bale fue una delicatessen; lástima que el francés estuviese en ligerísimo fuera de juego.

Valverde: impresionante el despliegue del uruguayo, llegando a todos los rincones y recuperando la posición por varios compañeros de equipo juntos. A eso unió su ya conocida llegada y excelente pegada; estuvo a punto de marcar el gol de la jornada con un voleón que se fue lamiendo el palo. En otra ocasión forzó un buen despeje de Ter Stegen. Se vació y en el 80’ se marchó para que entrase Modric.

Kroos: muy bien el alemán como hilo conector de todo el juego blanco, desde su nacimiento hasta su finalización. Le faltó más acierto en los disparos desde la frontal del área, una de sus especialidades. Tampoco anduvo preciso a balón parado, una de sus armas.

Isco: sorpresa en el once por delante de Modric, el andaluz justificó su presencia con un partido brillante en su aplicación defensiva y muy correcto en ataque, recuperando aspectos del mejor Isco: driblando, tocando rápido y, cuando decidía conducir, lo hacía para atraer rivales y aclarar la jugada. Sigue teniendo terreno por recorrer, pero el camino es el correcto. Le faltó algo de gasolina en el segundo tiempo para concluir buenas jugadas al contragolpe, aunque tampoco era él el hombre designado para hacerlo. La segunda parte se le hizo algo larga. Se fue en el 80’ para que entrase Rodrygo.

Benzema: muy bien el francés aportando claridad a las jugadas, sobre todo cayendo al costado izquierdo, donde a Mendy le costaba más encontrar la jugada correcta. Aunque muy poco presente en el remate, lo que más falta le hizo al Madrid, sobre todo durante su estupenda primera parte. Aun así justifica cada minuto en el campo, dio un clínic de cómo debe jugar de espaldas un delantero.

Bale: la elección de Zidane fue la correcta, pues Bale metió en serios apuros a Alba y, sobre todo, impidió que el lateral izquierdo del Barça se desarrollase con la soltura que suele. Aunque al galés le faltó definición, para acabar las jugadas o para poner el centro correcto. Gozó de una buenísima oportunidad mediada la segunda parte, con todo a favor y con su pierna buena; la mandó al lateral de la red. Sí embocó una que le sirvió en bandeja de plata Mendy, pero la jugada fue anulada por un fuera de juego muy justo del francés. Fue un buen partido de Bale, su imagen queda en parte restituida tras sus constantes polémicas. Se llevó un fuerte golpe en los minutos finales, cabeza con cabeza con Lenglet, que le dejó aturdido.

Modric: entró en el 80’ por Valverde. Pocos minutos para mostrarse, pero cuando pudo lo hizo. El exterior de su pierna derecha merece más de un comentario, y qué poco le hace falta para sacarlo a pasear.

Rodrygo: entró en el 80’ por Isco. Se situó por la derecha y trató de dar salida al equipo.

 

vía as deportiva

Comparte esta publicación en tus redes sociales.
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *